CAPÍTULO VII.-

VIAJE DE NOVIOS.

Como a principio de mi narración os mencionaba los medios económicos en nuestro noviazgo eran muy reducidos, supuesto que este abuelo trabajaba como obrero del ramo de la construcción y vuestra abuela lo hacia como sirvienta de hogar, motivos estos que nos privó de hacer ese viaje de novios que toda pareja pudiente hace normalmente por ser de gran ilusión a una pareja recién casada.

El día que contrajimos matrimonio nuestro viaje de novios fue sustituido por entrar en el cine de verano llamado” El Rinconcito” situado en la Puerta del Rincón cine éste que vosotros nuestros nietos no lo habéis conocido por las edades, presenciamos la película titulada “Lo que el viento se llevó” una de las películas más famosas de la historia del cine , la película parecía no tener fin, ¡ se necesitaba tener mucha paciencia y aún más para esta pareja recién casada!, por lo que tomamos la decisión de marcharnos a nuestra vivienda en el Barrio del Naranjo a unos dos kilómetros de la ciudad, ahora queda lo peor…como los autobuses ya habían terminado de circular por la hora avanzada que era y no querer pagar un taxi, …cogimos carretera y manta hasta nuestro hogar.

LA VIVIENDA

Nuestra vivienda recién casados se componía de una sola habitación de forma triangular de unos nueve metros cuadrados aproximadamente, y que con nuestra imaginación era como tener dormitorio, comedor y cocina porque el aseo se encontraba en el patio de la casa para dos vecinos, ¡ ah … pero la habitación tenía una ventanita que daba a la calle, una hermosura nietos…, en verdad lo que en definitiva teníamos en el interior de aquella vivienda era la cama, baúl, almario, dos sillas y una mesa pequeña que nos servia para guisar y comer. Esta situación la estuvimos atravesando por espacio de unos tres meses en que nos contrataron como caseros de un chalet del barrio del Brillante lugar (donde residen la gente de dinero) allí si pudimos disfrutar de un dormitorio, comedor, cocina y su cuarto de aseo así como de luz eléctrica y agua corriente para nuestras necesidades, en verdad allí si disfrutamos de un hogar digno, claro que su pago era la de tener cuidado del chalet y del arreglo del jardín (no daban duros a peseta).

Todo va transcurriendo con cierta normalidad al paso del tiempo de nuestro matrimonio y como no de nuestra permanencia en el chalet como caseros del mismo.
NUESTRO PRIMER HIJO.-


El día tres de mayo de 1952 llegó nuestro primer retoño al que por nombre le pusimos María de la Cruz, María por el nombre de su madre y Cruz por nacer precisamente cuando se conmemora el día de la Invención de la Cruz
“luego que el invicto emperador Constantino tuvo la inefable dicha de ver en el cielo aquella brillante cruz con ka inscripción que decía<> a lo que el emperador puso el mayor cuidado en hacerlo respetar en todo su imperio”.El nacimiento de nuestra hija nos llenó de gran felicidad por ser el primer hijo de nuestra vida.
Continuará…