Capitulo XIII

Tercer Puñal

punal

Todo lo narrado anteriormente fue el tercer puñal clavado en nuestros corazones, por esos motivos pasan por mí los siguientes razonamientos ¡ será que Dios no nos quiere! o es que no sabemos hablar con ÉL, supuesto que estos abuelos todos los días rezamos para que nos aleje de esos males y desgracias que de continuidad nos asechan por todos lados… la vida no nos deja contemplarla con melancolía, con ojos dulces y no con ojos de muerte.

Por deseo propio de nuestro yerno Juan que de antemano se lo tenía encomendado a su esposa, fue trasladado su cadáver a su ciudad natal Córdoba, donde él quería reposar el fin de su vida hallándose sepultado en el Cementerio de San Rafael en un panteón familiar.

En el sepelio estuvieron presentes todos los familiares, amigos y compañeros que vinieron expresamente desde Madrid entre ellos el llamado Sr. Catalán que permaneció a su lado desde el primer momento hasta el día de su fallecimiento, el que ayudó a nuestra hija Manoli a solventar y arreglar todos aquellos documentos necesarios y precisos en esos momentos críticos, también estuvo presente en el sepelio su gran amigo “Jose” que dejó de trabajar y quiso acompañarle hasta Córdoba para darle el último adiós, ¡que bien te pórtate Jose! un abrazo,,,

No podía dejar de mencionar y dar las gracias unánime de mi hija Manoli la de sus hijos Lourdes y Juan y de las mías propias a esos vecinos de Parla (Madrid), a los dos” Jose” y Juan y a ese inolvidable “Jose” padre” que supieron dar su tiempo, amabilidad, cariño y sobre todo sus sonrisas en los momentos oportunos dignos de agradecer y de gran motivación, los que en infinidad de veces llevaron a mi yerno como a mi hija con sus vehículos a los lugares hospitalarios y de otros distintos que necesitaban ser trasladados sin escatimar fuera de día, noche o madrugada, a cualquier hora ellos allí estaban presentes … “como ángeles de la guarda”, todos
tienen un corazón grandísimo y un amor de los que Dios sabe dar a esas personas dignas de ser queridas y no olvidadas jamás…¡sois espléndidos, gracias amigos!…

La misa por el descanso del alma de Juan fue celebrada en la Iglesia de los Padres Trinitarios y en la homilía su hija Lourdes dedicó unas palabras de cariño a su querido padre diciéndole:

“Quiero decirte que aunque tu cuerpo se queda en Córdoba y tu alma esté ya en el cielo, porque de veras te lo has ganado, tu corazón va a estar siempre con nosotros, porque te queremos sin medida alguna, tanto como tú a nosotros, que te desvivías por tu mujer, a quien demostraste hasta el final lo mucho que la amas; por tu hijo, que ahora tiene que ser fuerte para ser como tú y por mí, por tu niña, que voy a echar de menos nuestras conversaciones, risas y riñas

Quiero que sepas que te admiro, por tu fuerza, por tus ganas de vivir, por ser como eras: bueno justo y adorable, por darnos todo lo que tú no tuviste y por tanto amor que nos dejas, que tenemos por toda la casa y que nos protegerá.

Te repito que mamá te ama, tu niño te quiere y yo te adoro. Seguro que todos tienen un hueco en su corazón reservado para ti, porque ayudabas a todo el mundo y siempre estabas de broma.

Ahora nos quedan tus fotos y tus recuerdos y te prometo que al igual que tu has luchado por nosotros, nosotros lo haremos por ti.”

Continuará…