Nuestra vejez no es una excepción, los adultos mayores necesitamos de esta interacción con el otro para seguir creciendo y proyectando contenidos por su entorno.

 

Las familias han de actuar como red  de contención ante nosotros los adultos mayores que nos encontramos insertos en una cultura que se nos contrapone con todas nuestras ideas de creencias y valores con las que crecimos , por eso nuestras familias tienen que acompañarnos en el proceso de la inserción de las nuevas tecnologías, para que nosotros los mayores continuemos superándonos  cada día en el desarrollo formativo y humano, supuesto que no podemos saber cuanto tiempo van a durar  nuestros años de vida, para creer en lo que hacemos y seguir cada día más fuertes , ya que el saber nunca ocupa lugar.

 

La vejez  de los abuelos nos hace memorizar recuerdos que nos alejan de esa incesante palabra….¿Por qué ese temor a la palabra vejez? ¿Por qué el ocultamiento de la edad se estima como una manifestación de coquetería? ¿Cuál es la razón del miedo a las arrugas, las canas o la calvicie?…Somos una sociedad que le teme a la vejez…La vejez honorable no consiste en vivir mucho tiempo ni se mide por el número de años.

 

Nuestra vejez  es para nuestros nietos una fuente inagotable de experiencia en el arte de vivir, de desprendimiento, de compañía y de grandeza espiritual.

 

Nuestras ideas sobre  la vejez están llenas de mitos y prejuicios…Que importa morir un día antes o después si mueres satisfecho con lo que en tu madurez  han sido momentos de desarrollo intelectual.

 

Yo creo que cada etapa tiene un encanto y que en cada una de ellas aprendemos siempre algo… En la medida como hemos vivido nuestra juventud tendrá trascendencia en nuestra vejez… ¿por qué  tanto miedo?…es una etapa más para llegar a nuestro destino final.