Mañana ya es Navidad, la verdad es agradable ver a la gente reírse, divertirse y darse abrazos, pero hoy día nadie sabe por qué lo celebra.

Es muy cierto que la Navidad es noche de abrazos, es oscura en sí pero el cielo está iluminado de luces llenas de amor y esperanzas, por que la Navidad es día de reunión de familiares alrededor de esa mesa donde nos regalamos nuestras propias sonrisas.

Es un día en el que tenemos que reflexionar para que nos lleguen los recuerdos de nuestras infancia, donde se reúnen hermanos con papás, tíos, primos y familia en general.

No quisiera que solo fuera en Navidad cuando nos abracemos, quisiera que todo el año podamos demostrarnos que nuestro espíritu navideño siempre ha de ser igual.

Mi abrazo para todos vosotros.