Intenta imitar a esa pequeña planta, que no solo sabe resistir el duro invierno, sino que a cambio, nos ofrece sus bellas flores en cuanto aparece el más ligero rayo de sol.

Haz que tus tristezas nunca te dejen abatir y que en medio del dolor siempre brote de ti, la mas bella y preciosa flor:

Una sonrisa para ti.