Todos sabemos que la mayoría de las empresas en la actualidad predican, exigen y cumplen las normas de seguridad en el trabajo, pero  a otros simplemente les llega “un pepino”, se hacen los locos” o no les importa los peligros que corren sus trabajadores. Pero claro, no sólo los empleados son los  malos de la película, en muchas ocasiones los mismos trabajadores arriesgan sus vidas en sus puestos de trabajo.

 Un ejemplo:

 trabajo-seguro.JPG