Los alternantes de “Manolete” en la corrida del 28 de Agosto de 1947, Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana” y Luis Miguel Dominguín, habían cortado una oreja cada uno “Manolete” es abroncado por el público cuando sale a enfrentarse  a “Isleño”, quinto de latarde, después de una actuación poco convincente en su primero. Después de faena a la altura de su reputación, “Manolete” entra a matar muy despacio, con la muleta  en cintura, y el toro le mete el pitón derecho en el muslo. El torero se desangra.

Las asistencias levantan a “Manolete” y equivocan el camino a la enfermería, llevándolo dirección al patio de caballos. El torero herido llega a la enfermería siete minutos después de la cornada. El parte del médico de la plaza, Fernando Garrido Arboledas, declara a “Manolete” victima de una “herida de asta de toro situada en el Triángulo de Scarpa, de 20 centímetros de longitud de abajo a  arriba y de dentro a fuera…con rotura de la vena contorneando el paquete muscular nervioso de la arteria femoral”. El torero declara que no siente la pierna mientras se fuma un cigarro. A las 23’00 horas es trasladado al hospital de Linares.

El médico de las Ventas, Luis Jiménez Guinea llega procedente de Madrid y autoriza transfusión de un suero de plasma desecado con la intención de que el torero regenerara sangre.

A las 5’07 horas del 29 de agosto, “Manolete” pronuncia sus ùltimas palabras ante Jiménez Guinea.

”¡Qué disgusto le voy a dar a mi madre!”
¡Don Luis, que no veo, no veo nada”

Posteriores investigaciones habían llegado a la conclusión de que se trataba de un plasma que se había usado con relativo éxito durante la segunda guerra mundial, pero que en 1947, ya se encontraba pasado, habiendo causado no solamente la muerte de “Manolete” sino también los de otras personas que recibnieron dicho producto”.

El ensangrentado traje de luces de “Manolete” es trasladado para su exhibición al Museo taurino de Madrid y la cabeza de “Isleño” es colocada en el Museo taurino de Sevilla.

“El vacío que dejó en la fiesta Manolete no será posible llenarlo. Habrá toreros superiores en saber, recursos, estilo, dominio, que puedan igualarle y aún superarle, pero Manolete…,Manolete no ha habido más que uno en la fiesta y fuera de la fiesta” sus coronas siempre que quieran.