chaleco-salvavida.jpgHan subastado por 87.000 euros el chaleco salvavidas  que llevó puesto una de las supervivientes del Titanic en una puja celebrada en la casa de subastas Christie ´s de Londres.

Se trata del flotador que salvó la vida a Laura Mabel  Francatelli, una pasajera que sobrevivió a la catástrofe del transaltlántico, que se hundió en su viaje inagural, en 1912, al chocar con un iceberg frente a la costa de Terranova como ya es sabido por todos.

El chaleco, firmado por algunos de los diez hombres y dos mujeres que acompañaron a Francatelli en el mismo bote salvavidas, era hasta hoy propiedad de su sobrino.

La prenda salió a la venta junto a la copia de una carta que escribió la joven días después de ser rescatada por el buque Carpathia, y que se adjudicó por 4.199 euros.

Francatelli, que ocupaba la cabina E-36 del barco que naufragó, causando la muerte de más de 1.500 personas, era la secretaria de lady Duff-Gordon, una conocida diseñadora y propietaria de uno de los principales salones de moda londinenses.

La carta de Francatelli describe cómo ella y lady Luey Duff-Gordon perdieron el último bote salvavidas al negarse a dejar en el barco al marido de esta última, un conocido terrateniente escocés.

Finalmente se permitió que ambas acompañaran a sir Cosmo Duff-Gordon en un pequeño bote de remos, que fue el último en abandonar el transatlántico antes de su hundimiento y cuyos ocupantes, que se negaron a regresar al Titanic para recoger a más supervivientes aunque la mitad del bote iba vacío, serían rescatados por el Carpathia a las seis de la mañana siguiente.

Ese bote y Cosmo Duff-Gordon fueron motivo de polémica cuando se remoreó que el terrateniente había sobornado a los tripulantes de la barca para que no regresaran al Titanic, lo que obligó a Laura Francatelli a presentar una declaración jurada en su defensa.

Entre otros objetos del Titanuic que se subastaron se encuentra también una cucharilla de café de plata, que se vendió por 9.623 euros, y  un cuadro de 1912 firmado por Charles Edward Dixon., que representa al transatlántico en el momento de partir del puerto ingés de Southampton en dirección a Nueva Cork.

El cuadro, que su propietario compró en 1962 por sólo cinco libras, ha recaudado 27.993 euros, 95 años desoués de la catástrofe de Titanic, que se hundió la noche del domingo 14 de abril de 1912.

Fuente Yahoo!Noticias-España.