La crisis llama a las puertas de muchos hogares españoles y los padres con hijos en edad escolar intentan que a sus hijos no les afecte la misma, pero no obstante ante la gravedad a que pueda llegar a ellos empiezan a contener los gastos. Se nota que en el presente curso escolar el descenso de alumnos en las actividades extraescolares.

La crisis se está dejando ver en los bares de los colegios, ya que no son tantos los bocadillos que se venden para los niños, supuesto que la mayor parte optan por llevar de su casa la comida y los padres le explican para que sean conscientes de que “estamos en tiempo de vacas flojas”.

Se les está inculcando a los niños, que no se puede derrochar agua, luz o gas por si alguno de los padres queda en paro forzoso.

Los padres de los niños reconocen que a la hora de hacer la compra eliminan los caprichos de sus niños. Según algunas madres dicen: ¡fuera tantas chocolatinas y dulces!, muchas de ellas manifiestan: “ahora les damos más pan” ya que son momentos para hacer más olla de cocido y buscar el supermercado más barato, planteándose los gastos superfluos para sus hijos y que las comuniones próximas lo tienen claro ya que la celebración no será a lo grande, pues solo estarán los familiares.

Esto es lo que se está cociendo en las ollas de muchos hogares españoles motivado a la crisis que se encuentra tocando las puertas de los padres de todos los niños.