Los empleados que ostentan  este cargo en una Residencia de Personas Mayores, hacen unas labores máximas en sus puestos de trabajo como lo hacen  INMA FERNÁNDEZ y CARMEN MARÍN en la Residencia “EL YATE” de  Córdoba. Es uno de los cargos  con más trabajo y responsabilidad para llevar el bienestar y  calidad a todas las personas residentes  que componen la totalidad del Centro, así como igualmente llevar un  máximo control de  todo el  personal laboral a su cargo  para que esté siempre en sus puestos respectivos y haciendo de apoyo a otras compañeras que necesiten de  su ocupaciones.


Carmen Marin y Inma Fernández en el Centro “El Yate”

Pregunto a Inma Fernández para que me haga un poquito de balance de su trabajo en el Centro y alguna que otra cosa importante  a saber….Dice que lleva en esta Residencia de Personas Mayores  aproximadamente 6 años, que su dedicación primordial es la de estar pendiente de todos los residentes para que a ninguno de ellos le haga  falta ninguna clase de ayuda por parte mía y la  de todo mi grupo de trabajo , y sobre todo estén lo más  cómodos posibles en los salones asignados a cada persona, que tengan todas sus necesidades  cubiertas y sobre todo darle el mayor cariño, amor y alegría durante todo el tiempo del día.

Se les lleva a todos al salón de Osio y TV. para que se encuentren entretenidos y dejen a los demás tranquilos sin que sean molestados unos a otros,  a las horas de las comidas tanto yo como el equipo de apoyo  los colocándolos en sus mesas respectivas .

El trabajo que dedico con los residentes sigue hablando Inma contiene la máxima responsabilidad, supuesto que  tenemos que estar muy pendiente y alertas de cualquier movimiento por parte de los residentes  con el fin de evitar males mayores, existen personas que son más compresivas a pesar de sus enfermedades, pero también hay  otras que  te hacen que los trabajos sobre los mismos  se  hagan más imprecisos, pero ya sabes Andrés, todo se hace por  el mejor bienestar de los ancianos, ellos se merecen todo cuanto hagamos de bien por todos y puede que algún día seamos recompensados por sus familiares de todo cuanto se ha podido hacer con todo el residente de este Centro.

Con todo lo narrado por las dos empleadas de este Centro de Personas Mayores “El Yate”,se observa que sus ocupaciones les lleva todo el día junto a sus amados y maravillosos abuelitos y abuelitas para hacerles llevar sus vidas más acogidas, más alegres y más amables por todos en general.

Yo soy Carmen Marín, pero la mayor parte de mis compañeras y de las personas residentes del Centro me llaman “TOTO” de apodo el cual yo admiro y adoro por que ha sido impuesto por unos cambios de palabras entre unos y otros. Mi estancia como Responsable en el empleo que hago en la Residencia son de cinco años, parece que fue


Inma Fernández con Carmen Marin en uno de sus descansos.

ayer para mi persona?….El cargo de Responsable en el Centro como bien dice mi compañera Inma “ nuestra misión principal es velar por la eficacia del enfermo. Mi función no es “hacer”, sino facilitar que se haga, “ayudar”. He de hacer comprender al residente que el lugar donde está  viviendo es su domicilio. A todas las personas residentes del Centro se le da un trato digno y se cuida de que por el personal o gripo a mi cargo se le haga llegar el mayor cariño, amistad y ese amor que a cada uno de ellos les falta por su enfermedad.

Nuestro trabajo es el de que todo esté en orden y se le preste la mayor parte de nuestro tiempo,  que se llegue  a ejecutar la planificación ya establecida para estos casos que intentamos  aminorar en la mayor parte de las cosas,  para que con la unión de  residentes, familiares,  el  conjunto de Responsable y quipo de apoyo,  formemos ese gran engranaje que consiga llevar a buen puerto todos los buenos sentimientos de amor, alegría y el mejor de todos, querernos los unos a los otros.

Escribe abuelo Andrés.