Nunca antes me lo había planteado tan seriamente, pero hoy he querido sacarlo a la luz porque se siente nostalgia de algo pasado que no volverá a repetirse.

Siempre se tiene en mente a los abuelos, son recuerdos que nunca se olvidan (lo se por experiencia de la vida).Yo no tuve esa suerte como otros niños con sus abuelos, me hubiera gustado tener ese mismo cariño.

La relación con los abuelos es maravilloso sobre todo cuando se puede tener la suerte de disfrutar de ella y de tener unos abuelos que conecten contigo. Yo no tuve la suerte de tener ese nexo ya que sólo conocí a dos de ellos uno paterno y otro materno, recuerdo por aquella niñez que el primero de ellos se encontraba enfermo y sentado en un sillón no recordando cuando y como lo perdí, y del segundo puedo expresar que vivía en un pueblo lejano a mi ciudad y al que sólo veía cada cinco o seis meses que venía a solucionar cuestiones de su profesión ,según mi madre nos explicaba, y se acercaba a la casa de mis padres para ver a mis hermanos y a mí por cortos espacios de tiempo el que dejó de visitarnos sin recordar nada más debido a mi niñez .

De mis abuelos no recibí ningún recuerdo personal ni fotográfico supuesto que ambos fallecieron en mi corta edad de la niñez, por ello nunca pude conocer ese sentimiento tan fuerte como el que yo tengo con mis propios nietos.

Es un tesoro hermoso y precioso de aquél que ha tenido la suerte de haber conocido a sus cuatro abuelos, haber recibido de ellos ese calor vivo de cariño hacia su persona, de que te hayan llevado al colegio cogido de sus manos como yo he hecho con mis seis nietos.

No he sabido lo que es dar un paseo por el parque agarrado de la mano de un abuelo y que me diera consejos útiles de la vida y sus prejuicios para que jamás pudiera olvidar.

Cuántas cosas bonitas no he podido disfrutar de mis abuelos, esas sonrisas llenas de amor hacia mi persona, esos caramelos que nunca conseguí, y lo que más añore fueron esos besos llenos de cariño, sabiduría y amor que de ellos pudiera haber recibido para alegría de mi corazón.

Los abuelos somos abuelos para siempre, somos libros vivientes para enseñar a nuestros nietos. Los abuelos también fueron niños y hoy somos esos seres tan especiales donde en muchas ocasiones buscan refugio los nietos. Es importante sostener una comunicación fluida con los abuelos ya que ellos siempre dejan huella en la vida.