Nuestra felicidad no se siente de afuera hacia dentro, sino todo lo contrario, de adentro hacia fuera, pase lo que pase y suceda lo que suceda.

Solo se puede ser feliz por vías de uno mismo con la aceptación de quienes somos y realizando nuestros sueños por nosotros mismos, sin esperar que las personas que nos rodean aporten las herramientas que necesitamos para hallar esa felicidad. Es cierto que estar rodeado de seres queridos nos colma de alegría y buenos momentos, pero hay que recordar que primero tendríamos que valorarnos y querernos a nosotros mismos, aunque creo firmemente que quien nos puede dar la plena felicidad es Dios, ahora siempre y cuando lo tengamos a EL en nuestro corazón supuesto que es quien dirige nuestros pasos en la vida.

Es bueno que nos pongamos a meditar “que tenemos que tener para ser feliz” es un tema supe interesante, pero como amar a otro y ser feliz si no aprendemos a amarnos a nosotros mismos, tenemos que aprender a valorarnos, saber dar sin esperar recibí, porque existe el sentimiento de amor entre familia, ellos nos dan todo ese sentimiento que poseen pero sin esperar recibir nada a cambio, cuando aprendemos esto creo podemos ser felices en nuestra vida.

Personalmente la felicidad es única e intransferible y la tienes tú, y nadie más que tú, realmente por añadidura por lo menos conmigo así fue, ya que desde años atrás tengo a una buena mujer a mi lado que nos amamos hasta que Dios, la vida, o el destino así lo quieran, gracias a todo esto soy muy feliz, que más puedo querer.

La labor para ser feliz es ciertamente de todos, pero debemos empezar por nosotros mismos, pero a la voz de… ¡ya!, tenemos que poner entusiasmo en todo lo que realicemos y poco a poco se irá notando el cambio, ver las cosas de diferente manera y nos daremos cuenta de que NUNCA ES TARDE PARA SER FELICES Y DAR FELICIDAD A MANOS LLENAS A LOS DEMÁS.

Abuelonet.es