manos
Cuando me paro a reflexionar, siento en mi corazón que existen muchísimas personas que sin estar a mi lado me acompañan siempre. Otros, a los que quiero, viven inmensos como yo, en la rutina diaria , todos me han ayudado a ser YO.

A mi familia a mis amigos, a mis compañeros de fatigas, a los que me quieren bien y me tienen en su pensamiento, a aquellos a los que se alegran conmigo y a los que sufren mis penas desde aquí quiero decirle ¡GRACIAS!.

A todas aquellas personas que me apoyan siempre, a las que me sostienen en cuanto desfallezco, a todos aquellos a los que quiero sin que ellos lo sepan y como no a todos los que me quieren y yo no lo se, a los que me hacéis me sienta que mi vida tiene sentido, a todos quiero dedicaros estos pensamientos: QUIERO QUE LA VIDA OS SONRÍA Y QUE LA FELICIDAD OS ACOMPAÑE SIEMPRE… Que en la vida seáis dichosos, la paz reine vuestros corazones y que cada nuevo día sea un nuevo amanecer para todos en general.

Escribe abuelo Andrés.