No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores, pero puedo escucharte y compartirlo contigo.

No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.

Pero cuando me necesitas estaré junto a ti.

No puedo evitar que tropieces. Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.

Tus alegrías, Tus triunfos y tus éxitos no son míos. Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.

No juzgo las decisiones y tonos en la vida.

Me limito a apoyarte, a estimarte y ayudarte si me lo pides.

En estos días pensé en mis amigos y amigas, no estabas arriba, ni abajo ni en medio.

Basta que me quieras como amigo. Gracias por serlo.

Fuente:JL.Borges.