A veces pienso que estoy solo en este mar inmenso de la red de Internet, pero no, somos millones los que estamos unidos por el mismo hilo, ya que la lectura nos produce personas completas, la conversación personas dispuestas, y la escritura, personas precisas.

Si todo esto es cierto dímelo tu…

Abuelo Andrés.