No todos son abuelos en su vida, aunque cada vez haya mayor posibilidad de serlo, gracias al aumento de años en el  promedio  de la vida. El mundo cada vez tendrá mayor número de abuelos.

De todas maneras, para ser abuelo se necesita llenar bastantes requisitos: el primero es  casarse,  el segundo tener hijos, el tercero es tener hijos casados, el cuarto que tus hijos tenga igualmente hijos, Pero el quinto requisito es el más importante, no morirse antes de que todo esto pueda suceder.

Es cierto que para ser abuelo, es más difícil ser un buen abuelo.  Aunque   los abuelos no vivan con sus nietos, nuestras relaciones con ellos son frecuentes y pueden ser decisivas en la formación infantil. Es triste no tener abuelos; es hasta un amable insulto: “No tienes abuelos”. Pero más triste es tener abuelos que no saben educar.

Entre el abuelo y el nieto los años han salvado no sólo una enorme distancia de felicidad sino también diferencias de pensamientos y, de actitudes ante la vida.

Creo sinceramente que el verdadero papel de los abuelos con los nietos deberá ser siempre y en toda ocasión, la autoridad de los padres, que son los responsables de su educación.

Los mejores abuelos no son aquellos que consuelan a sus nietos/as con dulces al ser amonestados por su madre, sino que sean capaces de decirles “Dile a tu madre que le agradeces el castigo impuesto, pues con eso corriges tus defectos y te ayuda a ser mejor” Es cierto que la educación de  abuelos y nietos es la vacuna para un montón de problemas.

De todas maneras, se necesita llenar muchos requisitos para ser abuelo… sino  también una enorme diferencia de pensamientos y actitudes ante la vida.

En este espacio, sólo pretendo dejar plasmado más pensamientos, para compartirlos con…

 

Abuelo Andrés.