Es terrible y se debe abordar con urgencia acerca del uso de niños soldados en cualquier parte del mundo…

Cientos de miles de niños y niñas son reclutados en todo el mundo por ejércitos y grupos armados. Son obligados a servir, a trabajar como espías, como esclavos sexuales, y  a morir  en el campo de batalla. Muchos de ellos son secuestrados de sus familiares.

“Se entiende por niños a todo ser humano menor de 18 años de edad”.

Hoy día se dice existen más de 3000.000 niños y niñas soldados, los que son reclutados por las fuerzas armadas de gobiernos tercermundistas como por grupos irregulares (paramilitares, guerrillas, y grupos de autodefensa)

 

guerra

 

Se les obliga a presenciar o ejecutar torturas, asesinatos y violaciones.

A las niñas, además de reclutarlas como soldados, se les obliga a tener relaciones sexuales con los combatientes, esto aumenta el riego de contraer enfermedades de transmisión sexual como puede ser el “SIDA”.

Los países ejecutores de estas espeluznantes atrocidades  reclutan a los niños por ser baratos y de fácil  lavarle el cerebro para convertirlos en atrevidos guerreros…

Entre otros países  que reclutan a los niños soldados están: Burundi, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Liberia, Sierra Leona, Sudan, Uganda o Somalia, donde se han secuestrado a niños en la calle o en aulas de colegios y campos de refugiados.

Una vez reclutados a la fuerza o voluntariamente, son enviados a campos de instrucción y  adoctrinamiento militar. Hay campos donde han muerto niños a causa de las penosas condiciones de vida. La mayoría de las niñas reclutadas son explotadas sexualmente o violadas por  sus superiores o por otros soldados.

Algunos. Niños que desertaron de estas milicias han contado a  diferentes fuentes de la comunicación los sufrimientos graves que padecieron así como los problemas psicológicos,  que  todo cuanto realizaban lo hacían por miedo a que los mataran, como pasó a muchos niños amigos de ellos y, que a la vez tenían miedo de volver a sus comunidades porque sus vecinos habían sido testigos de sus participaciones en crímenes.

A través de las  historias  de esos niños podemos ir comprendiendo mejor que tenemos que pedir ayuda urgente a todos los países implicados para que se deje de utilizar a los niños  y niñas como unos juguetes, para luego convertirlos no en soldados  de “plomo”, sino en  soldados para la guerra, tenemos que hacer público por medio de las páginas de Internet  estos actos de violencia hacía  esos niños y niñas soldados, tenemos que divulgar nuestras voces  a todos los horizontes del mundo  y que Amnistía Internacional que forma parte de la coalición para impedir la utilización de niños soldados  nos oiga  y lleven de inmediato campañas orientadas a convencer a los estados para que ratifiquen los Derechos del Niño, relativo a la participación de niños y niñas en los conflictos armados.
Unámoslos todos como una piña,  para ser oídos por todo el mundo en bien de esos niños y niñas soldados, que aunque no lo creamos están sufriendo y padeciendo por culpa de esos Gobiernos tercermundistas , con objeto de que intervengan todas aquellas instituciones que, desde el origen y hasta hoy, tienen relación con los  niños y niñas soldados.

Gracias amigos por vuestra valentía.