Las Caballerizas Reales se encuentran anexas al Alcázar de los Reyes Cristianos, datan del siglo XVI., fueron reconstruidas en la época de Carlos III tras sufrir un gran incendio.

La crías sistemáticas de la raza del caballo andaluz tuvo un peso importantísimo en la cría caballar , equiparable sólo al del Árabe y se remonta a 1571, cuando Felipe II fundó la escudería  de Córdoba , las Reales Caballerizas  uno de los primeros  centros de cría caballar organizada.

Tratándose de una edificación militar, hoy lo ocupa el VII. Depósito de Sementales. El edificio de las cuadras  en  la planta baja es uno de los principales elementos de las Caballerizas Reales, Otros elementos de interés son el Picadero, el Torreón de la Muralla así como el espacio libre de los jardines.

Caballerizas Reales

En estas instalaciones permaneció el VII Depósito de Sementales hasta finales de septiembre de 1995 que quedó disuelto el mismo, quedando Córdoba sin caballos por su traslado a  Ecija (Sevilla)


DOCE AÑOS SIN CABALLOS.

Parece que fue ayer, cuando a finales de septiembre de 1995 han pasado, doce años- se llevaron con destino a Ecija (Sevilla) todos los caballos pertenecientes al Centro de Reproducción Equina (7º Depósito de Sementales de Córdoba) de las Caballerizas Reales. Todo fue ejecutado a una resolución de 1995 de la Secretaría de Estado de la Administración Militar que ordenaba su movilización. Es cierto que dicha iniciativa venía de largo planteado por el Ministerio de Defensa hasta llevarnos a la situación de quedarnos sin caballos.

¿Y qué ha pasado desde octubre de 1995?. Sucintamente, lo siguiente:
La Universidad de Córdoba  en 1996 firmó con el Ministerio de Defensa un convenio de cooperación para preservar el patrimonio histórico y artístico de Caballerizas Reales y propiciar en ellas un Centro de Estudios del Caballo. Con este objetivo la Universidad trabajó en la colaboración del proyecto, pero la interferencia de un partido político minoritario pero que en aquella época gozaba de los votos para constituir mayoría, desbarató el éxito de la financiación.

En el año 1997 en la apertura de curso que presidió el Rey Don Juan Carlos, el Rector presentó a los Reyes  un dossier sobre el inmueble que  terminaba  con esta rogatoria :”Al igual que Felipe II. Con sus caballos andaluces quebraba voluntades en las Cortes Europeas, confiamos que SS.MM. Los Reyes auspicien la voluntad política necesaria para alojar de nuevo caballos en Caballerizas Reales de Córdoba”.

Todo quedó como muchas cosas de Córdoba dentro de cajones de escritorio ¿objeto? nos quedamos sin caballos en Córdoba, nada, todo es pasajero como nosotros, como pedir lo que no podemos dar?

En el año 2000 de modo decidido el Ayuntamiento logró del Ministerio de Defensa la cesión a la ciudad del inmueble monumental. Pues bien , en este tiempo se han manejado infinidad de propuestas técnicas sobre el uso de las Caballerizas Reales, pasa el tiempo y esta parcimonia de actuación nos coloca en los albores del año 2006, con las manos vacías…

Comprendo que nuestras instituciones este es su aire (paso, lento), sin embargo  DOCE AÑOS, en mi corta opinión , es demasiado tiempo, al menos para muchos cordobeses, que teníamos fundadas esperanzas en recuperar para Córdoba el puesto que le pertenece dentro del mundo del caballo, utilizando como una locomotora la puesta en marcha de nuestras Caballerizas, A todos nos hubiera gustado que el proyecto cabalgara a “galope” o al menos al trote mientras se agilizan las relaciones de todo tipo y no se vuelvan obsoletas.

Bien , pido desde aquí, que la autoridad municipal ponga voluntad, dedicación y celeridad, y a todos los cordobeses colaboración, para que  vuelvan los caballos a Caballerizas Reales de Córdoba.

Desde Córdoba, por Córdoba y para Córdoba.

Abuelo Andrés.