El cese de la actividad de la confitería La Purísima de Córdoba, está previsto su cese   el próximo 31 de marzo, tras ciento sesenta y siete años de actividad ininterrumpida. Se va ha producir el cierre de un establecimiento emblemático del sector de la confitería, pastelería, bollería y repostería tradicional de nuestra ciudad.

Las causas del cierre no hay que encontrarlas en la falta de ventas, ni en la presión de grandes superficies, sino a la Operación Malaya. Un asunto que nada tiene que ver con su actividad histórica ya que el edificio en que se ubica el negocio pertenece a Rafael Gómez  de apodo,” Sandokan”  quien, entre la crisis financiera con la implicación en el conocido caso, no para de desprenderse de activos para pagar las millonarias deudas de sus múltiples y, según la Justicia, dudosos negocios inmobiliarios.

La Purísima, está situada en la calle Torres Cabrera, abrió sus puertas en  1.840 junto a las plazas de Las Doblas y del Cristo de los Faroles (lugar por el que transcurrimos miles de cordobeses cada viernes de Dolores para visitar a Nuestra Señora).

Entre las especialidades demandadas dentro y fuera de Córdoba, destacan sobre todo las ensaimadas de nata, las tortas apestiñadas y las riquísimas tortas de aceite.

Lamentablemente, la anunciada desaparición de La Purísima no es un hecho aislado, hace años cerró igualmente el establecimiento  Los Sánchez situada en calle Concepción. Al igual que en el caso anterior desaparecieron en el último tercio del siglo pasado las confiterías tradicionales, La Perla en calle Conde de Gondomar y La Mexicana en calle conocida  de La Plata.

En definitiva, en menos de medio siglo hemos dejado que desaparezcan para siempre las que, posiblemente, han sido  unas de las mejores confiterías tradicionales de Córdoba, todas ellas ubicadas en el centro. Sin embargo, para los que apreciamos y valoramos todo lo tradicional de nuestra ciudad, la desaparición de  La Purísima no es una buena noticia para nosotros los cordobeses que nos acordaremos muchísimo  porque los dulces de la centenaria confitería dejaremos de  comerlos.

Se tiene entendido que la empresa que ha adquirido la compra del inmueble parece ser que construirá pisos o un hotel por el  céntrico lugar en que se encuentra.

Etiquetas: Confiterías.