Aprovechando tener que cortarme el pelo de mi cabeza, he decidido pasar a visitar  la peluquería existente en el interior de la Residencia de Personas Mayores “El Yate” de Córdoba.

Sentándome en el sillón para que me hagan un corte de pelo, hago la siguiente pregunta  a las peluqueras Nuria y Yolanda, las que hacen preciosidades  y maravillas  con los peinados que ellas hacen a las  señoras  residentes del Centro.


Mientras Nuria me hace el  corte de pelo pertinente, pregunto a ambas ¿ Que tiempo llevan trabajando en esta Residencia como empleadas del ramo de peluquería y si les merece la pena estar trabajando en mencionado lugar? …¡contestándome acto seguido Nuria que ella lleva por espacio de tres años haciendo sus  trabajos de peluquería y su compañera  Yolanda dos años en igual  empleo, que le es gratificante a las dos tratar con personas de unas edades avanzadas  y  de enfermedades  irreversibles.

Preguntándoles nuevamente que ¿ opinión dan de sus clientes residentes en el Centro? ambas manifiestan que son  personas muy agradables y tratables a pesar de las dificultades que poseen cada una de ellas, por las enfermedades que cada persona viene padeciendo.

He de hacer constar que en este servicio de peluquería  han sido formadas específicamente por unos profesionales para tratar con un colectivo tan delicado como el de las personas mayores, a los que se le ha de dispensar un trato especial una amabilidad y comprensión que no todo profesional comprende y está dispuesto a ofrecer.


Nuria y Yolanda en el interior de la peluquería en Residencia Personas Mayores “El Yate”

Con las palabras de  Nuria y Yolanda y con mi corte de pelo hecho por una de ellas, concluyo este reportaje de lo que es una peluquería  vista desde el interior de la Residencia de Personas Mayores “El Yate” de Córdoba, dándole las gracias por el apoyo que me han prestado para realizarlo.

Escribe abuelo Andrés Téllez Fimia.