La guitarra no es un invento de una persona, es el resultado de miles de años de evolución.
Los orígenes y evolución de la guitarra no son demasiado claros, ya que numerosos instrumentos similares eran utilizados en la Antigüedad, por lo que es usual según la trayectoria de este instrumento a través de las representaciones pictóricas y esculturales a lo largo de la historia. Existen evidencias arqueológicas encontrados de que en torno al año 1000 a.C. los hilitas y asirios crearon instrumentos de cuerdas parecidos a la lira—el instrumento de varias cuerdas más sencillo y antiguo del mundo—pero con el agregado de una caja de resonancia, por lo que serían antecesores de la guitarra. También se han encontrado representaciones en dibujos del antiguo Egipto que se asemejan a un instrumento similar a la guitarra.

Existen dos hipótesis acerca de sus orígenes. Una de ellas le da un origen greco romano y piensa en un descendiente de la fidicula y la otra considera que la guitarra es un instrumento introducido por los árabes durante la invasión musulmana de la Península Ibérica y que posteriormente evolucionó en España. Según la primera hipótesis, estos instrumentos llegaron los griegos, que deformaron ligeramente su nombre, kizára o kettarah, que en castellano se terminó llamando cítara. Muchos estudios y musicólogos atribuyen la llegada de la guitarra a España por medio del imperio Romano en el año 400. La otra hipótesis sostiene que el primer instrumento con mástil fue la ud árabe, cuyo nombre los españoles terminaron fundiendo erróneamente con su artículo: “la ud” femenina se convirtió en el masculino “laúd”. Fueron precisamente los árabes quienes introdujeron el instrumento en España, donde evolucionó de acuerdo a los gustos musicales, de la plebe bajo dominación musulmana.

La guitarra clásica moderna consta de los siguientes elementos:

guitarra-espanola

guitarra-espanola-posterior-y-lateral