Fotografiar puede hacerlo cualquier persona; lo difícil es apretar el botón en el  momento adecuado.

 

Habla un chiste que decía que un hombre arregló un reloj y cobró un euro por apretar una maquina  y 999 por saber qué  botón  apretar. La fotografía es algo parecido. Fotografiar, estrictamente hablando, es algo sencillo que cualquier persona puede hacer. Lo difícil  es apretar el  botón en el momento adecuado y con la combinación de opciones acertada.

 

Es uno de los pocos problemas que ha traído consigo la fotografía digital; si una foto no cuesta dinero, no vale nada. Visto el nivel que tienen muchos de los factores de este medio, estoy seguro de que a más de uno le habrán pedido alguna de sus fotografías para ilustrar un libro, o un catálogo, o un folleto turístico… con un sencillo “ gracias” como pago.

 

Servidor, que lleva la cámara en ristre casi hasta debajo de la ducha, ha hecho fotos a decenas de famosos o famosillos de medio pelo, y no falta quien me ha pedido que le haga una foto con el televisivo personaje de turno. Gracias, claro, porque a mi no me cuesta nada apretar un botón.

 

Es  uno de los pocos problemas que  nos ha traído consigo la fotografía digital: si una foto no cuesta dinero, no vale nada.

camara.jpg