Su  celebración  tiene lugar en el núcleo urbano de la ciudad , en contraste con las romerías, que son fiestas en el campo.

Van a iniciar un ciclo festivo que concentra en sus 31 días los pilares de la diversión anual de los cordobeses. Con las cruces comienzan a celebrarse unas fiestas donde la comida, la bebida, el baile o las licencias amorosas se han convertido en unos elementos más vinculados a este mayo festivo, que son ya parte integrante de nuestra cultura.

Las cruces de la capital constituyen, pues, el prolegómeno de las fiestas de mayo. Son cruces públicas que se levantan en las plazas, pasajes u otros recintos abiertos, y se adornan bellamente con macetas, flores, mantones etc.

El Ayuntamiento de Córdoba convoca anualmente el concurso popular de Cruces de Mayo, cuyo objeto es la ornamentación de la cruz mediante flores, macetas u otros elementos de carácter tradicional, siendo objeto de exclusión aquella cruces en las que la disposición de la barra u otros elementos de restauración distorsionen el sentido del concurso. En este concurso se establecen tres modalidades: cruces de zona histórico-artística, cruces de zonas modernas y cruces de recintos cerrados (patios). Para la calificación y concesión de premios se tiene en cuenta la decoración natural de la cruz, la variedad floral, la iluminación y el aprovechamiento de los elementos existentes en el entorno.

Abuelonet.es - Cruces de Mayo

El concurso de Cruces de Mayo es como el pistoletazo de salida en el desvarío festivo del mes. Su recorrido suele hacerse de noche, cuando la ciudad se transforma en mágica al quedar llena de fiesta.

Son fiestas  en las que se da una gran participación popular y que, sin duda, constituyen la expresión de la colaboración entre vecinos de una calle o barriada, que con su rivalidad con los de otras zonas, por obtener los premios, mantienen viva esta tradición.

Abuelonet.es - Cruces de Mayo

La fiesta de las Cruces se continúa con una celebración moderna, que es la Cata del Vino, feria comercial que, en realidad, se ha convertido en una aglomeración de personas, sobre todo jóvenes, que se purgan de sus “litronas” de todo el año, bebiendo vino de la zona de Montilla-Moriles.

Sin duda, ésta es una celebración con gran licencia y relajación, en la que se ha tenido que establecer controles de seguridad, por parte de la organización, para evitar la entrada de menores al recinto.

Abuelonet.es - Cata de Mayo
Córdoba con encanto.