El día 12 es el santo tuyo María ¡¡¡FELICIDADES!!! Es un año más en hacerte esta felicitación, motivo por el cual este esposo no puede dejar de hacerlo. Un HOY bien venido hace que cada AYER sea un sueño de felicidad para ti y cada mañana sea también una visión de esperanza.

Quisiera que mis días empiecen y terminen a tu lado. Quisiera amarte tanto para que se olvide todo el dolor y todo el rencor del mundo. Quisiera borrar de tus ojos ese reflejo de sufrimiento que estás atravesando por esa dichosa enfermedad de “demencia senil”, la que te hace no ser esa mujer feliz y sonriente con la que conversabas y nos reíamos juntos de cualquier cosa ¿verdad María?… ya no existe esa gran alegría nuestra. Dios parece haber querido que tu vejez sea desigual a la de cualquier otra persona.

Siento dolor de verte triste María, porque tu sonrisa va desapareciendo día a día. Para mi la vida va pasando sin ninguna clase de motivación, motivo por el cual siento como si mi cuerpo estuviera paralizándose poco a poco al igual que el tuyo por tu enfermedad. Desearía que fueras feliz, pero… ¿Cómo lograrlo? ¿Cómo podré borrar esa sombra para hacerte feliz? Mi amor no es suficiente para hacerte revivir aquella felicidad que tantos años supiste llevar dentro de tu corazón. Tú… estás inocente a todo el problema que tienes encima, motivado a ese síndrome mental que la misma vida ha querido caracterizar en tu personalidad y que supone un cambio radical en nuestro entorno familiar, pero tranquila María, que tu sonrisa aunque corta me indica estas como una flor abriéndose en tu soledad.

Hoy no dejo de acordarme de esos tantos y tantos años… tan felices que pasábamos juntos en este hermoso día de tu Santo nombre de María, Que ese Dios que te ha dado esa incapacidad te de muchísimos años junto a este esposo que te quiere de verdad.

FELIZ DÍA DE TU SANTO MARÍA.