infarto
Es cierto, hace 19 años padecí de un infarto agudo de miocardio, conocido en el uso coloquial como ataque al corazón, ataque cardiaco o infarto producido por una obstrucción de una de las arterias coronarias. Ingresé en un Hospital de la Seguridad Social conciente, pero al ser atendido sanitariamente perdí el conocimiento, momento este en que me vi horizontalmente encima de una nube que lentamente avanzaba hacia arriba con poco movimiento y de un color muy blanco parecido al algodón como si necesitara reconocer el lugar donde posiblemente iba a quedar mi ser, mi alma, para siempre. Mientras avanzaba de ese viaje disfruté y me sentí tranquilo en todo momento, pero repentinamente sentí como la nube con mi cuerpo tocaba en cualquier cosa sin saber lo que pudiera ser, momento este que abrí los ojos y observar como en la habitación en que me encontraba existían muchas personas vestidas con batas blancas y de entre ellas una voz me decía cariñosamente ¡Ya pasó el peligro, no se preocupe!

Para mi fue un inicio del viaje al más allá, que hizo asomarme a la cornisa del abismo de la muerte. ¿Cual real fue esa visión? “No ví aquello con mis ojos físicos -recuerdo- sino con los ojos de la mente.

No sabemos en realidad donde nos espera la muerte, pero hay que estar concientes, yo he tenido una experiencia de la cual no quisiera volver a pasar para acariciar el cielo materialmente para vivir el espiritual en realidad.

De verdad, estuve en el umbral de la vida a la muerte y puedo atestiguar que tal evento conlleva a ciertos milagros que nos hacen creer que Dios existe.