Es tiempo de silencio y luto, no de reproches. Las víctimas y sus familiares han de ser la primera prioridad en una tragedia como la sucedida en el aeropuerto de Barajas, que ha provocado un silencio y un dolor hondo en todos los españoles de buena fe.

Madrid se ha vestido de luto este jueves 21 de agosto y veló a los 153 muertos por la catástrofe.

La sociedad española ha transmitido su más profundo pésame y respaldo a todos los familiares en el dolor de la muerte de sus seres queridos.

También todos los deportistas españoles en los Juegos Olímpicos de Pekín se han sumado al luto, haciendo un brazalete negro a pesar de estar prohibido ese tipo de símbolo por el Comité Organizador de la Olimpiada.

Se trata del peor accidente aéreo en España en los últimos 20 años, desconociéndose aún las causas del accidente. El mundo entero ha reaccionado ante la tragedia y desde todos los continentes han llegado mensajes de solidaridad.

Escribe abuelonet.