La palabra yoga  quiere decir “unir” en Sanscrito. El yoga es originario de la India. Sus origines viene desde una  época remota de la civilización indo-europea.
Uno de los tratados de yoga (el yoga sutras de Patanjalí) está fechado aproximadamente 500 años  antes de Cristo, es un tratado de Raja Yoga. El yoga de las escuelas Hindúes del norte paso luego al Tibet en donde floreció una escuela muy importante. Las técnicas mentales del yoga fueron exportadas luego en  China, al Japón y en todo el extremo oriente gracias a los monjes Budistas que las utilizan ampliamente.

El Yoga comprende muchas ramas que contribuyen al completo desarrollo de nuestras diferentes facetas: Físico, psíco-físico, mental y espiritual. También puede ayudarnos a encontrar el equilibrio y bienestar así como la unidad del cuerpo y alma. Esto puede ir desde una simple relajación hasta la búsqueda espiritual o “meditación”.

Nacido del  induismo  los diferentes Yogas no están ligados a una religión .El creyente como el ateo pueden practicar los métodos del yoga sin necesidad de imponerse principios en desacuerdo a sus convicciones religiosas.

Los efectos benéficos del yoga son:

Sobre el plan físico sobre la influencia de las diferentes posturas la elasticidad se harmoniza, los órganos son fortificados, el sistema nervioso se equilibra, las glándulas se regeneran y el dinamismo general se fortifica.

Sobre lo síquico , el yoga puede eliminar los diferentes aspectos negativos de la vida moderna como el sedentarismo, el abuso de alimentos malsanos los tóxicos o drogas, los bloqueos generados por el estrés. Gracias al Yoga hoy día nos encontramos con un espiritu relajado, calmado y sereno, que nos permite resolver los problemas con un punto de vista más positivo..

El Yoga necesita de un aprendizaje por medio de personal calificado y con experiencia, pero es principalmente un  método  personal basado en la libertad y la capacidad individual .El practicante de Yoga toma en mano su progreso día a día para conseguir una verdadera autonomía

Muchas empresas contratan clases de Yoga para su personal, y los empleados con disciplina férrea y la mente puesta en el ejercicio, realizan y mantienen durante segundos las numerosas posturas éticas de esta actividad.