piercing

Según he podido conocer no hay exactitud cuándo comenzó a usarse como ritual el piercing llamada en España “Persin”. Las primeras muestras de perforaciones datan del año 709 A C.

En la historia occidental, tradicionalmente sólo se practicaba a las mujeres un único agujero en las orejas desde pequeñas.

Quien decide colocarse un pendiente debe prestarle cuidado y atención, al estar colocando un artefacto ajeno al cuerpo por lo que se ha de tener la máxima higiene como medida sanitaria para evitar infecciones e incluso transmisión de enfermedades.

Según un informe de la Academia Española de Dermatología asegura que el tatuaje y los piercing son un capítulo importante de las agresiones en la piel por un deseo de la persona por mejorar o cambiar su físico.

Quiero hacer llegar a todos los interesados que un tatuaje mal hecho puede producir dermatitis de contacto y el deseo de la persona de querer quitárselo con el tiempo y no poder porque no es tan fácil con “láser”, que es la única técnica para eliminarlo

tatuaje
A pesar de los avances de la técnica, los dermatólogos apelan a la “prudencia” considerando que quien se ponga un tatuaje, sobre todo muy extenso y con colores muy diferentes, que ahí está el problema, debe saber que no es fácil de quitar y que lo va a tener de por vida.

Ha de tenerse muy en cuenta según explica dicha Academia de Dermatología que el tatuaje es muy costoso y ha de necesitar muchas sesiones de láser (para quitarlo).

No comprendo como hay tantas personas que deciden hacerse perforaciones sin hacer una consulta ante un dermatólogo.

En los piercing pueden ocurrir muchas infecciones, reacciones alérgicas, perforación de un nervio o la alteración en la cicatrización.

También existen riesgos por traumatismos de la joya insertada, la inflamación de la lengua, la glotis, los tejidos de la boca (orofaringe) y como consecuencia la asfixia.

Mi recomendación a los jóvenes es que desistan de hacerse tatuajes y las aberturas para los diferentes piercing por los numerosos riesgos que se corren al momento de ser colocados. Es una moda que ha proliferado entre todo tipo de público.

Escribe abuelonet.es