Se llama AMILLIA  sólo ha pasado 22 semanas en el vientre de su madre. Nació en octubre por cesárea en el Hospital Baptista Infantil de Miami y es según los médicos, el bebé prematuro más pequeño que ha logrado sobrevivir del que se tiene noticia.

Cuando media unos escasos 24’13 centímetros, con un peso de tan sólo  284 gramos. Es increíble que un ser tan pequeño haya conseguido sobrevivir cuando no era mucho más grande que un bolígrafo. Ahora, ha alcanzado los 63’5 centímetros de longitud y 1’8 kilos de peso. A pesar de su diminuto tamaño, se encuentra en buen estado de salud, aunque  está  débil y todavía  pesa poco para su edad “Verdaderamente es un bebé milagroso”.

 

bebe pequeño amillia - abuelonet.es

 

Se tiene conocimiento que el bebé ha experimentado complicaciones respiratorias, una hemorragia cerebral muy leve y algunos problemas digestivos.

Hoy 20 de febrero en que se hace este artículo ha sido dado de alta del Hospital donde se encontraba desde hace cuatro meses “va a descansar en una  cuna común y recibirá el mismo tipo de alimento que  cualquier bebé” según  explican los doctores que se interesan por su vida, añadiendo que “toma todo su alimento de un biberón”.

Esta pequeña fue concebida por fertilización in vitro, lo que ha permitido se sepa el tiempo exacto que ha estado en el útero materno.”Ha sido difícil imaginar que iba a llegar tan lejos, pero ahora empieza a aparecer un bebé de verdad “dice feliz su madre a los medios de comunicación, agregando que, después de haberla visto tan diminuta ahora le parece que está “incluso rechoncha”.

Cuando nació, sus padres eligieron para ella el nombre de AMILLIA, que en latín significa  resistente, luchador y trabajador la que tiene opciones de figurar en el Libro Guinness de los Récords.

No digo que no sea esto un milagro, al menos algo parecido si lo está haciendo, tenerla con vida se lo podemos adjudicar a esos médicos y a los progresos científicos existentes hoy día , que permiten salvar la vida de niños cada vez más prematuros y más pequeños, ahora solo cabe esperar a que tu Señor, que eres el salvador de los hombres, ayudes a este bebé que de ti está dependiendo su vida… y que sus padres puedan verla crecer, sonreír y jugar con los demás niños.

Abuelo Andrés.