Archivo de la categoría ‘Momentos vividos’

Dando gracias a la vida

Hoy quiero dar gracias a la vida si, por todo lo que ella me ha dado, por las lecciones que me ha facilitado para conocerme mejor y darme a conocer a los demás.

Me ha dado la vida en diferentes ocasiones fracasos que a veces viven conmigo… y es porque yo lo permito… y porque vivo pensando mucho el pasado… y no vivir el presente… muchas veces fracase y baje los brazos antes de tiempo… ¿por qué yo lo permití? … no me valoro como persona y no asumo la responsabilidad… ahora quisiera que mi vida diera un giro en la dirección correcta para no sufrir más.

Los fracasos vividos creo me enseñaron la humildad, obligación esta de jamás sentarse sobre los laureles y la necesidad de comprender el fracaso de los demás para ofrecerles la ayuda que necesitan.

Quiero seguir dando gracias a la vida por aquellas ocasiones que se me presentaron para cultivar la paciencia, la tolerancia y la esperanza por los múltiples descubrimientos de nuestra realidad y la verdad.

También doy las gracias a la vida, por aquellas oportunidades que aproveché de ella y por las buenas soluciones que encontré en días maravillosos que he vivido.

No puedo dejar olvidado en dar las gracias a la vida, por los padres que conocí, por los buenos amigos que encontré, los libros que he leído y de sus contenidos y como no puede ser de otra manera de todas las experiencias vividas en estos 82 años de vida.

Gracias, por la certeza cada vez más grande que Dios vela por mi a pesar de mis errores.

Escribe abuelo Andrés.

Tercer año de mi Blog

Así es, mi blog cumple tres años de existencia, yo hice los 82 el 2 de julio.

Efectivamente el 9 de septiembre de 2006 este blog comenzaba a andar con la intención de compartir recuerdos de mis vivencias y precisamente hoy 3 años después sigo haciéndolo.

Miro para atrás y encuentro trabajos bien hechos pero todavía me queda un largo recorrido y margen de mejora.

Han sido tres años de escribir la mayor parte de sus días, borrando lo malo y dejando lo seguro…El tiempo se nos escapa como el agua entre los dedos.

Escribiendo en el blog aprendes un montón de cosas interesantes, sobre todo si lees otros blogs y participas en ellos. Es una experiencia muy recomendable donde destilas en Internet tus pensamientos y opiniones,y a
la vez vas creando una comunidad de amigos en torno tuyo que te aportan muchas satisfacciones para otros.

¿Qué podemos aportar en nuestro blog?

Desde mi punto de vista personal, el blog es una herramienta de publicación personal en Internet…el blog es la voz propia de su autor. Tu eres quien decide los temas y el estilo de escritura.

Qué rápido se han pasado los años, cuántas cosas vividas, cuántas personas nuevas he conocido y sobre todo las nuevas experiencias…se dice pronto ¡Tres años! pero hay que estar ahí impregnando todo con nostalgia, alegría y una pizca de melancolía… Recuerdo cuando lo comencé, realmente jamás creí que poca gente me leyera sorprendiéndome como a la vuelta de estos años he conocido gente maravillosa, he hecho infinidad de amigos, he descubierto la gran fuerza de los blogs, el poder de convocatoria que tienen y la magia que encierran entre otras cosas.

No ha sido sencillo llegar a esos años de existencia en el blog con más de 333.000 visitas.

Gracias mil a todas las personas que de una manera u otra han hecho que mi blog crezca cada día más… Gracias! Y espero que haya más días de estos…

Escribe abuelo Andrés.

Bodas de Esmeralda

bodas-de-esmeralda

Si es verdad un año más…Ha pasado sin darnos cuenta…La vida ha ido pasando poco a poco y efectivamente llega un día en que recordamos el momento en que comenzó nuestro largo caminar del matrimonio!

No es fácil ni sencillo una relación tan especial y complicada. Cada vez llega este día de aniversario, (a pesar de que por lo general con el pasar del tiempo la vamos olvidando y celebrando con menos entusiasmo), es como un atleta cuando llega a su meta…

¡Que bonito es poder recordar aquel día en que estos abuelos María y Andrés nos convertimos en marido y mujer! Y sentir la alegría de llegar un año más dentro del ciclo del aniversario de las “BODAS DE ESMERALDA” al cumplir precisamente el 25 de Julio los 58 años de matrimonio.

Es cierto hemos pasado esos años compartiendo sonrisas y lágrimas, pero eso si, caminando juntos agarrados de nuestras manos aprendiendo a sonreír, y como no hacerle una vez más un guiño a la vida, mirando siempre al camino de la esperanza para hacer realidades todos nuestros sueños…queremos seguir viendo crecer a nuestros nietos para que sus vidas sean repletas de ilusiones para poder compartir todos juntos nuestras sonrisas.

Abuelo Andrés.

Escribir un libro, tener un hijo y plantar un arbol

Son unas maneras ejemplificadas para dejar algo positivo en nuestra existencia. Son muy interesantes las tres teorías, yo he escrito un libro, también he tenido hijos, pero amigos, nunca jamás he plantado un árbol.

Escribir un libro.

Han sido unas vivencias para mis nietos; en él, digo haber aprendido de quienes nos antecedieron ya que es nuestra obligación dejar algo que sea fruto de nuestro aprendizaje y sea a la vez beneficioso para nuestros descendientes..

Cuando desde el más allá vea la vida de mis hijos, sabré que escribí un buen libro, cuando mis hijos le cuenten a sus hijos cómo era el abuelo Andrés… si lo hacen como un cuento rosa o como un policial de terror… será la experiencia de ellos después.

Tener un hijo

Si, he tenido tres hermosos hijos que heredaron las semillas de enseñanza iguales a las de sus padres, manera esta de sentirse bien realizado en nuestra vida, pienso que sentirse realizado pasa por saber que supimos hacer bien las cosas que
la misma vida nos fue deparando … pasando luego a sentirte satisfecho con uno mismo al comprobar que tu has preparado para ellos ese camino de futuro. Todo aquello que se hace con ganas te da satisfacción.

Plantar un árbol.

La verdad que nunca a mis 82 años de edad he tenido ese alto grado de satisfacción relacionado con la plantación de un árbol, un árbol para que se formalicen esas tres verdades o refranes de la vida “escribir un libro, tener un hijo y plantar un árbol”. Me es penoso y triste decirlo, pero nunca he plantado árboles solo plantitas de flores, algunas no se me dan y otras más si y se ven hermosas!!…me encanta la naturaleza y las plantas.

Espero que en esta corta vida en que vivimos tener algún día la probabilidad y satisfacción de poder plantar un árbol, supuesto que plantarlo es plantar una vida nueva y materializar a la vez un futuro y una esperanza, que
luego nos devolverá con una feraz cosecha que sin duda ha de ser un bien para los demás.

plantar-un-arbol

Todo en la vida se nos devuelve antes o después en mayor medida. Es lo que dicen por ahí: Que si siembras vientos recogerás tempestades pero como en este caso si sembramos un árbol este nos dará unos frutos que nos llenaran en su tiempo de grandes satisfacciones, alegrías y muy buenas esperanzas.

Escribe abuelo Andrés.

Volver a arriba