Archivo de la categoría ‘Momentos vividos’

Estuve en el umbral del cielo

infarto
Es cierto, hace 19 años padecí de un infarto agudo de miocardio, conocido en el uso coloquial como ataque al corazón, ataque cardiaco o infarto producido por una obstrucción de una de las arterias coronarias. Ingresé en un Hospital de la Seguridad Social conciente, pero al ser atendido sanitariamente perdí el conocimiento, momento este en que me vi horizontalmente encima de una nube que lentamente avanzaba hacia arriba con poco movimiento y de un color muy blanco parecido al algodón como si necesitara reconocer el lugar donde posiblemente iba a quedar mi ser, mi alma, para siempre. Mientras avanzaba de ese viaje disfruté y me sentí tranquilo en todo momento, pero repentinamente sentí como la nube con mi cuerpo tocaba en cualquier cosa sin saber lo que pudiera ser, momento este que abrí los ojos y observar como en la habitación en que me encontraba existían muchas personas vestidas con batas blancas y de entre ellas una voz me decía cariñosamente ¡Ya pasó el peligro, no se preocupe!

Para mi fue un inicio del viaje al más allá, que hizo asomarme a la cornisa del abismo de la muerte. ¿Cual real fue esa visión? “No ví aquello con mis ojos físicos -recuerdo- sino con los ojos de la mente.

No sabemos en realidad donde nos espera la muerte, pero hay que estar concientes, yo he tenido una experiencia de la cual no quisiera volver a pasar para acariciar el cielo materialmente para vivir el espiritual en realidad.

De verdad, estuve en el umbral de la vida a la muerte y puedo atestiguar que tal evento conlleva a ciertos milagros que nos hacen creer que Dios existe.

¿Por qué yo?

Es una pregunta que llevo haciéndome desde algún tiempo ¿Por qué yo?… me ha tenido que tocar a mi el no poder disfrutar de una vejez tranquila llena de alegría después de 83 años pateando por la vida.

Ahora que podía disfrutar de esa vejez que todo ser humano tiene derecho junto a su esposa amada, ésta se pone enferma de “Demencia Senil”, y sigo preguntándome…¿Por qué yo?… Si no he hecho nada malo… ¿por qué me ha tenido que tocar a mi?”… no es que se lo deseara a otras personas. ¿Por qué la vida ya no me habla?… Sólo me acaricia el silencio en la estancia negra de mis pensamientos… donde no me ha tocado nadie.

Que habré hecho para provocar todo lo que me está sucediendo en esta vida que estamos atravesando, será por alguna razón que yo no sepa haber realizado malamente, si es así, he de tener esa gran fortaleza en lo que me quede de vida para saber sufrir el castigo impuesto con la mayor suavidad posible.

Que tenemos que tener para ser feliz

Nuestra felicidad no se siente de afuera hacia dentro, sino todo lo contrario, de adentro hacia fuera, pase lo que pase y suceda lo que suceda.

Solo se puede ser feliz por vías de uno mismo con la aceptación de quienes somos y realizando nuestros sueños por nosotros mismos, sin esperar que las personas que nos rodean aporten las herramientas que necesitamos para hallar esa felicidad. Es cierto que estar rodeado de seres queridos nos colma de alegría y buenos momentos, pero hay que recordar que primero tendríamos que valorarnos y querernos a nosotros mismos, aunque creo firmemente que quien nos puede dar la plena felicidad es Dios, ahora siempre y cuando lo tengamos a EL en nuestro corazón supuesto que es quien dirige nuestros pasos en la vida.

Es bueno que nos pongamos a meditar “que tenemos que tener para ser feliz” es un tema supe interesante, pero como amar a otro y ser feliz si no aprendemos a amarnos a nosotros mismos, tenemos que aprender a valorarnos, saber dar sin esperar recibí, porque existe el sentimiento de amor entre familia, ellos nos dan todo ese sentimiento que poseen pero sin esperar recibir nada a cambio, cuando aprendemos esto creo podemos ser felices en nuestra vida.

Personalmente la felicidad es única e intransferible y la tienes tú, y nadie más que tú, realmente por añadidura por lo menos conmigo así fue, ya que desde años atrás tengo a una buena mujer a mi lado que nos amamos hasta que Dios, la vida, o el destino así lo quieran, gracias a todo esto soy muy feliz, que más puedo querer.

La labor para ser feliz es ciertamente de todos, pero debemos empezar por nosotros mismos, pero a la voz de… ¡ya!, tenemos que poner entusiasmo en todo lo que realicemos y poco a poco se irá notando el cambio, ver las cosas de diferente manera y nos daremos cuenta de que NUNCA ES TARDE PARA SER FELICES Y DAR FELICIDAD A MANOS LLENAS A LOS DEMÁS.

Abuelonet.es

Balance de fin de año

Cuantas cosas han pasado!… Se me hace difícil despedir otro fin de año, el tercero desde la existencia de mi blog el cual me ha dado tantas gratificaciones!

Nunca me gustó eso de:”Llegó fin de año, hagamos un balance”. En resumen, me siento afortunado y agradecido… las cosas negativas han sido necesarias para poder valorar los positivas y estoy seguro que este año nuevo 2010 será mejor, pero claro hay que estar ahí impregnando todo con nostalgia, alegría y esa pizca de melancolía.

Debería hacer una columna para lo bueno y otra para lo malo y compararlas?… Jamás podría recordar todo lo ocurrido en 365 días después!!!… Con tiempo, esfuerzo y dedicación pude cumplir metas y aspiraciones. Grandes esperanzas dejó mi alma, que me han servido para aprender aún más en mis días a día de ir escribiendo. ¡ También he aprendido a escuchar a mis amigos de los de verdad! … he encontrado nuevos amigos, formalizado lazos con personas maravillosas, que si no fuera por ellos y por el internet jamás hubiese encontrado.

En el 2009 hablando de mis blog, he conseguido llegar a los 383.000 visitas en los tres años de mi existencia a pesar de haber sido este un año muy difícil en escribir en él , por haber tenido que dedicar más tiempo a las cosas que de verdad me interesan… “atender más a la ayuda de mi esposa” para que su enfermedad le sea más un poquito más llevadera para ella.

Cuando tengo un poquito de ese tiempo en mi día a día… me falta ese impulso y esa ilusión de ponerme a escribir las tantas cosas que decir…

-Qué difícil amigos… responderme a la comunicación anterior para materializar esa dejadez y desánimo. Si hay un poco de tristeza, pensemos que todo final implica un duelo por lo que se está yendo, y nuestra mente entiende que existe un ciclo anual que se ha completado. Entiendo que no hay que desesperarse, ni resistirse, tenemos que entender que el tiempo se debe cumplir como el de todos los años anteriores para luego poder volver a empezar.

Hacer un buen balance del fin de año para mi es un buen momento para recobrar aquellas cosas positivas que te hacen ser más feliz, y de las negativas emborronarlas para que jamás puedan ver luz una vez más. Son momentos y cosas que preferíamos olvidar… Sin embargo, en todo balance siempre hay algo positivo que rescatar y que mereces celebrar para levantarte los ánimos y poder encontrar nuevas metas y horizontes en las que fortalecernos en un año nuevo a comenzar.

Gracias a todos los lectores por acompañarme y discutirme. Juntos hacemos este espacio.
FELIZ AÑO 2010

Volver a arriba