Archivo de la categoría ‘Informacion interesante’

Mi nuevo colchon antiescaras

Llevo unos días aprendiendo a usar estas nuevas tecnologías de internet, tengo una amiga que es peluquera que me dice que a mi edad y con los achaques que tengo me iría muy bien poder relacionarme con el mundo a partir de unas palabras muy raras que no entiendo ni se escribir, pero que me ha explicado que quieren decir que con el ordenador puedo expresarme y hablar con otras personas de lo que pienso u opino.

Tengo la suerte de tener un nieto que sabe mucho y me ha puesto todo, solo tengo que escribir y cuando acabo digo: “nene esto ya está” y el me dice que lo sube, aunque yo no entiendo muy bien donde…

Los achaques de la edad hacen que tenga dolores por toda la espalda y a veces por la noche no puedo dormir bien porque no encuentro la mejor postura, así que el otro día le pregunte a la Juani de la frutería y me dijo que a su madre le compraron un colchón antiescaras que es de espuma viscoelástica y se adapta a la forma del cuerpo. Me comento que lo había comprado por internet en una web que se llama ortoinsa, y que al parecer es super sencillo de adquirir, así que le diré a mi nieto que me pida uno y posiblemente también el cojín para cuando me siento aquí en el ordenador a escribir mis artículos.

Como decía, tengo problemas para dormir, así que me levanto, me hago unas hiervas, y me pongo a escribir, aunque a veces preferiría poder hablar con alguien porque uno a esta edad se siente sólo y poco ágil para hacer nada, así que intentaré hacer un esfuerzo para comprender más como va esto de los ordenadores, y poder de este modo relacionarme con más gente que quiera conocerme o se sienta como yo.

Ahora me despido y doy un abrazo a todos con mucha gratitud, no sin antes dejaros un vídeo que he encontrado en el canal de youtube de esta gente de Ortoinsa:



 

¿Que quiere este perro de nosotros ?

Hoy he quedado sorprendido cuando al salir del interior del edificio de la Residencia de Personas Mayores “El Yate” en la ciudad de Córdoba hacia la terraza existente en la misma, para tomar el sol o la sombra según el tiempo que ese día esté presente ante nosotros los residentes del centro, al abrirse la puerta de cristal me dí como dice el refrán ¡cara a cara! con un precioso perro de una edad mediana a mi parecer por no entender nada de estos animales.

Me advirtió la celadora de la puerta, hiciera el favor de echar a mencionado animal fuera del cercado de la Residencia para evitar su permanencia en mencionado lugar, contesté que si, y llamando al animal poco a poco conseguí saliera de la reja de hierro corrediza que sirve para la entrada y salida de vehículos, lo que efectivamente una vez el perro fuera se cerraron las puertas de corredera, pero cual fue mi mayor sorpresa que cuando yo regresaba a la mencionada terraza el perro vagabundo (nombre adjudicado por no conocerle dueño) ya estaba nuevamente sentado a la puerta del centro, así se hizo en varias ocasiones, comprendiendo que su llegada era antes que la mía, motivado en que en el otro extremo de la cerca existe otra puerta de idénticas formalidades por donde tomaba como entrada entre hierro y hierro.

Ya lleva cerca de una semana y el animal sigue entre los ancianos como si se tratará de un componente más de la Residencia pero ¡sin hacer pago alguno por su estancia! Yo me pregunto una vez y otra ¿Tendrá este perro algo que transmitirnos con su presencia de algo que no sepamos?…Mucha gente ve a los animales simplemente como eso, animales, sin ver más allá de lo que puedan hacer por nosotros.

Estos seres sirven para, aparte de acompañar al ser humano, como compañeros de trabajo en ciertos ámbitos (policía, bomberos, guía de personas ciegas…) o también, como terapia en muchas ocasiones, y siempre adoptan una actitud efectiva y de gran apego hacia el ser humano sin hacer juicios de valor…

Para este abuelo que escribe, estos animales debemos mirarlos como terapeutas y podemos admirarles con todo el respeto que se merecen, el de un ser vivo que siete, sufre, se alegra y además ayuda al ser humano, motivo este por el cual desde aquí pido a todos vosotros amigos residentes y familiares, que se le de una oportunidad a este perro
(sin nombre alguno hasta ahora) para que se pida a la Direccción de este Centro sea adoptado para la Residencia de Personas Mayores y sirva de amigo fiel y compañero entre todos nosotros los abuelos del Centro. No dejemos que este perro siga sin tener un dueño, un amigo o alguien que lo quiera de verdad y para siempre. Cada uno de ellos tiene su historia, pero todos tienen en común que no han tenido suerte, que necesitan de nosotros ser queridos, que darían su vida por tener un dueño que les diera una segunda oportunidad y los tratará con amor, todos sienten, padecen y sufren al ser abandonados y tratados como objetos, ¡que sea adoptado y pongámosle nombre para poder llamarle nosotros los abuelos de esta Residencia!.

Abuelo ANDRÉS TÉLLEZ.

Estuve en el umbral del cielo

infarto
Es cierto, hace 19 años padecí de un infarto agudo de miocardio, conocido en el uso coloquial como ataque al corazón, ataque cardiaco o infarto producido por una obstrucción de una de las arterias coronarias. Ingresé en un Hospital de la Seguridad Social conciente, pero al ser atendido sanitariamente perdí el conocimiento, momento este en que me vi horizontalmente encima de una nube que lentamente avanzaba hacia arriba con poco movimiento y de un color muy blanco parecido al algodón como si necesitara reconocer el lugar donde posiblemente iba a quedar mi ser, mi alma, para siempre. Mientras avanzaba de ese viaje disfruté y me sentí tranquilo en todo momento, pero repentinamente sentí como la nube con mi cuerpo tocaba en cualquier cosa sin saber lo que pudiera ser, momento este que abrí los ojos y observar como en la habitación en que me encontraba existían muchas personas vestidas con batas blancas y de entre ellas una voz me decía cariñosamente ¡Ya pasó el peligro, no se preocupe!

Para mi fue un inicio del viaje al más allá, que hizo asomarme a la cornisa del abismo de la muerte. ¿Cual real fue esa visión? “No ví aquello con mis ojos físicos -recuerdo- sino con los ojos de la mente.

No sabemos en realidad donde nos espera la muerte, pero hay que estar concientes, yo he tenido una experiencia de la cual no quisiera volver a pasar para acariciar el cielo materialmente para vivir el espiritual en realidad.

De verdad, estuve en el umbral de la vida a la muerte y puedo atestiguar que tal evento conlleva a ciertos milagros que nos hacen creer que Dios existe.

Leyendas y Tradiciones

ermita-de-lanzad
En la punta de A Lanzada, parroquia de Noalla (Sanxenxo, Pontevedra), se encuentra uno de los santuarios gallegos relacionados con la fecundidad: se trata de la ermita de A Lanzada, capilla del Siglo XII.

La playa de La Lanzada se convierte en punto de encuentro de devotos que desean tener descendencia. Es un clásico entre los ritos de fertilidad. La fama de este arenal se debe a la creencia de que sus aguas son fuente de vida y tienen la capacidad de promover la fecundidad de las mujeres que realicen un baño ritual.

La playa de La Lanzada está dividida por una pequeña península de tierra que se adentra en el mar, y que termina en una especie de mirador cercado. Este promontorio guarda unas cuantas páginas de la historia de Galicia, ya que se supone que hubo allí un faro presumiblemente fenicio, y unas ruinas más modernas de un castillo del siglo XII.

playa-de-la-lanzada
En esta península se halla la ermita dedicada a Nosa Señora de Area, pero que todo el mundo conoce como A Lanzada. La Entrada principal de la ermita de A Lanzada está mirando hacia el mar. Pocos metros más adelante hay unas escaleras que bajan hasta las rocas. Allí se encuentra la <>, un conjunto de piedras de formación natural que tienen forma de cama y que constituyen una pieza imprescindible en el ritual de fecundidad. El otro elemento del mismo son las propias olas de la playa.
Numerosas parejas se acercan a este alejado y paradisíaco lugar con la única intención de que el ritual les otorgue la fertilidad y conseguir así la ansiada descendencia. <>.

La tradición manda que el ritual debe hacerse en la víspera del día de San Juan. Los amantes deben ir esa noche a la <> y consumar el acto sexual en este espacio que forman las piedras junto a la playa. A continuación, la mujer debe ir a la playa que está junto a la ermita y mojarse con <>, de modo que cada una de ellas le llegue hasta el vientre. Éstas simbolizan los nueve meses de embarazo, que – según los creyentes – la Virgen concederá a los aspirantes a progenitores.

El ritual de fertilidad de A Lanzada tiene también sus variantes, según están recogidas en las tradiciones populares y en la literatura. Una de ellas es que la mujer moje su vientre con siete olas en vez de nueve. Entra también dentro del ritual el encender una vela de cera virgen después del baño, y pasar por debajo del retablo de la capilla como petición de amparo. También hay fechas alternativas, como son las visperas de los días de fiesta en honor a la virgen de A Lanzada, o el día de la Ascensión, antes de salir el sol.

Otro de los rituales que también se realizan los días de fiesta en A Lanzada consiste en entrar en la iglesia, escoba en mano, y barrer tres veces por detrás del altar para echar fuera – de forma simbólica – todos los males.

Volver a arriba