Archivo de la categoría ‘General’

Adiós Abuelo

Hoy me toca a mi,como nieto de Andrés, cerrar un ciclo que mi abuelo Andrés empezo hace ya unos años cuando me comento que queria abrir este blog.

Para los que lo seguis fielmente desde antaño, sabreis que ultimamente estaba pachucho y por eso escribia cada vez con menos frecuencia. Ayer dia 4 de mayo, lamentablemente a mi abuelo se le agotaron las fuerzas y nos dejo para siempre ( aunque se que nos volveremos a encontrar por alli arriba abuelo ). Por tanto, nadie mas escribira en este, su espacio en internet, salvo vosotros con vuestros comentarios si es que quereis dejarle vuestras ultimas palabras.

Os doy las gracias en su nombre puesto que estos años atras, este blog, aunque no lo creais, le dio mas vida de la que podais imaginar tanto a la hora de relatar su dia a dia como al recordar sus andaduras a lo largo de su vida, pero sobre todo al encontrarse virtualmente con vosotros cruzando saludos y palabras de cariño a traves de los comentarios.

Gracias a todos de corazon y adiós a vosotros tambien.

Noël Téllez.

Meses de Angustia

Han pasado algunos meses que no he podido ponerme en  contacto con vosotros mis amigos de internautas,el motivo ha sido bastante desagradable, he estado enfermo de varias patologías dentro de ellas he sido operado del ojo derecho, el que ha sido imposible recuperarlo.
Para mi persona ha sido prejuicio bastante grande y doloroso supuesto que mis movimientos personales  han quedado dañados al perder uno de los ángulos  de la vista. Ahora me queda  la impaciencia de si  puedo   perder la vista del ojo izquierdo, motivado a  la grandísima  infección padecida.
Pido al de arriba, no me premie con estas enfermedades y que el tiempo que me quede vivir no sufra  como lo he hecho durante el periodo de la enfermedades y que pueda por medio de estas letras acercarme una vez más a vosotros para mucho tiempo.
Gracias por los apoyos recibidos de muchos amigos internautas.
Abuelonet.es

Dando las gracias a una Presidenta

Vivir agradecido genera un bienestar que se multiplica a través de las acciones.

Abuelo Andrés, en nombre de todos los componentes de esta Residencia de Personas Mayores “EL YATE”, familiares y como no de todos los empleados de este Centro, por haber conseguido llegar a buen puerto nuestra petición de que quedará como mascota entre nosotros el perro aparecido días pasados a las puertas de la Residencia.

Todos juntos señora Presidenta de este Centro, y con letras mayúsculas queremos darle las G R A C I A S por medio de estas letras, al haber hecho que nuestra petición de días pasados haya sido hecha una realidad, la que jamás podremos olvidar los abuelos, y todas las personas mencionadas con anterioridad, al concedernos que el animal quede a nuestro lado como mascota y no como un objeto, que su estancia entre nosotros nos anime en ese día a día a continuar engrandeciendo nuestros corazones, y como no, también

Le damos nuevamente las g r a c i a s por habernos dado la idea para que el perro sin nombre se le pudiera asignar el de “Y A T E “, como un recordatorio a esta Residencia de Personas Mayores que con su merecido cargo la representa.

La gratitud nos ubica, nos da un toque de humildad y nos sensibiliza, ya que nos recuerda que ni somos los únicos, ni podemos hacer todo solos.

Abuelo ANDRÉS TÉLLEZ .

¿Que quiere este perro de nosotros ?

Hoy he quedado sorprendido cuando al salir del interior del edificio de la Residencia de Personas Mayores “El Yate” en la ciudad de Córdoba hacia la terraza existente en la misma, para tomar el sol o la sombra según el tiempo que ese día esté presente ante nosotros los residentes del centro, al abrirse la puerta de cristal me dí como dice el refrán ¡cara a cara! con un precioso perro de una edad mediana a mi parecer por no entender nada de estos animales.

Me advirtió la celadora de la puerta, hiciera el favor de echar a mencionado animal fuera del cercado de la Residencia para evitar su permanencia en mencionado lugar, contesté que si, y llamando al animal poco a poco conseguí saliera de la reja de hierro corrediza que sirve para la entrada y salida de vehículos, lo que efectivamente una vez el perro fuera se cerraron las puertas de corredera, pero cual fue mi mayor sorpresa que cuando yo regresaba a la mencionada terraza el perro vagabundo (nombre adjudicado por no conocerle dueño) ya estaba nuevamente sentado a la puerta del centro, así se hizo en varias ocasiones, comprendiendo que su llegada era antes que la mía, motivado en que en el otro extremo de la cerca existe otra puerta de idénticas formalidades por donde tomaba como entrada entre hierro y hierro.

Ya lleva cerca de una semana y el animal sigue entre los ancianos como si se tratará de un componente más de la Residencia pero ¡sin hacer pago alguno por su estancia! Yo me pregunto una vez y otra ¿Tendrá este perro algo que transmitirnos con su presencia de algo que no sepamos?…Mucha gente ve a los animales simplemente como eso, animales, sin ver más allá de lo que puedan hacer por nosotros.

Estos seres sirven para, aparte de acompañar al ser humano, como compañeros de trabajo en ciertos ámbitos (policía, bomberos, guía de personas ciegas…) o también, como terapia en muchas ocasiones, y siempre adoptan una actitud efectiva y de gran apego hacia el ser humano sin hacer juicios de valor…

Para este abuelo que escribe, estos animales debemos mirarlos como terapeutas y podemos admirarles con todo el respeto que se merecen, el de un ser vivo que siete, sufre, se alegra y además ayuda al ser humano, motivo este por el cual desde aquí pido a todos vosotros amigos residentes y familiares, que se le de una oportunidad a este perro
(sin nombre alguno hasta ahora) para que se pida a la Direccción de este Centro sea adoptado para la Residencia de Personas Mayores y sirva de amigo fiel y compañero entre todos nosotros los abuelos del Centro. No dejemos que este perro siga sin tener un dueño, un amigo o alguien que lo quiera de verdad y para siempre. Cada uno de ellos tiene su historia, pero todos tienen en común que no han tenido suerte, que necesitan de nosotros ser queridos, que darían su vida por tener un dueño que les diera una segunda oportunidad y los tratará con amor, todos sienten, padecen y sufren al ser abandonados y tratados como objetos, ¡que sea adoptado y pongámosle nombre para poder llamarle nosotros los abuelos de esta Residencia!.

Abuelo ANDRÉS TÉLLEZ.

Volver a arriba