Archivo de la categoría ‘Curiosidades’

Calentamiento global: buenas y malas noticias

elmundo

Si actuamos juntos, gobiernos, industria y poblaciones de todo el mundo, podremos mantener el aumento de la temperatura por debajo de 2 ºC.

La mala noticia es que, si seguimos actuando como hasta ahora, la temperatura media global podrá subir casi 6 ºC durante el curso del siglo.

Tenemos que actual rápidamente los próximos diez años son cruciales.

¡Así es como podemos hacerlo! Juntos debemos proteger el único planeta que tenemos.

¡Hay que expulsar a los “ladrones de energía” de casa! Muchos electrodomésticos consumen mucha más energía de la necesaria, incluso cuando están apagados.

Un sistema económico donde situamos cantidad por delante de calidad está derrochando materias primas y emitiendo enormes cantidades de gases de efecto invernadero.

Con nuestra ayuda podemos reducir los gases de efecto
invernadero. ¡Comienza hoy mismo!

proteger-el-planeta

Las calderas eléctricas para calentar agua son muy ineficientes. Cambia la caldera eléctrica lo antes posible por colectores solares o un calentador de gas eficiente.

Aplicando algunos trucos muy sencillos e incorporando criterios energéticos sostenibles en nuestras compras, podremos ahorrar mucha energía.

Escribe abuelo Andrés.

Arboles en forma de mujer

Paseando por diferentes blogs he quedado sorprendido con las siguientes fotografías que la naturaleza da a conocer al hombre, comprueben y opinen :

arboles-raros
Mujer al desnudo pintado por la naturaleza.

Sigan estudiando esta clase de naturaleza.

arboles-raros-4

Son unas estampas únicas que podemos apreciar de lo que nuestra naturaleza nos brinda a la humanidad, ahora nosotros tenemos que cuidar de ella para que siga dándonos estas imágenes.

arboles-raros-2
Mujer árbol, otro paisaje que nos da la naturaleza con la que convivimos nosotros.

arboles-raros-3

Mujer en baile clásico.

Ahora opinen ustedes si es necesario cuidar la naturaleza para que el hombre pueda vivir de ella.

Fuente: Fotos Naturaleza curiosa.

Escrito abuelo Andrés.

Pensamientos de grandes hombres de la humanidad

Dijo Marco Aurelio:

“Nuestra vida es obra de nuestros pensamientos: si tenemos pensamientos felices, si tenemos pensamientos desdichados, seremos desdichados, si tenemos pensamientos temerosos, tendremos miedo, si tenemos pensamientos enfermizos, caeremos enfermos, si pensamos en el fracaso, seguramente fracasaremos, y si nos dedicamos a compadecernos, todo el mundo huirá de nosotros”.

Dijo Confucio:

“Nuestra mayor gloria no esta en no caer jamás, sino en levantarnos cada vez caemos”.

Dijo Miguel Ángel:

Dijo Jorge Luis Borges:

Hay derrotas que tienen más dignidad que la misma victoria”.

Dijo Khalil Gibran:

“El químico capaz de extraer de un corazón esos elementos llamados compasión, respeto, deseo, paciencia, arrepentimiento, sorpresa y perdón, y de combinarlos entre sí, habrá creado ese átomo que se llama amor”.

Dijo Isaac Newton.

“Si he podido ver más allá que los demás, es porque me he parado en los hombros de un gigante… en los hombros de Dios.

Escribe abuelo Andrés.

estar-peor

La importancia de leer

leer1

La atrofia es la multa que tenemos que pagar por no hacer ejercicio mental, y para mi es una multa terrible. De hecho, es la razón por la que muchas personas que fueron muy activas, mueren poco después de la jubilación.

A mi edad y cada día que va pasando la verdad es, que voy encontrando obstáculos mentalmente que me causan un impedimento o barrera para conseguir unos objetivos.

Por lo tanto, he decidido leer y como no también escribir, para que por estos medios siga mi salud y bienestar humanamente lo mejor posible con el objeto de no dejar decrecer mi forma intelectual, moral y como no espiritual. Si no me aferro a tener una mente activa ella puede llegar a morir, y la verdad no quisiera entrar a obstaculizar mi mente.

Desde mi jubilación contribuyo a leer todo aquello cuanto cae en mis manos, y escribo todo cuanto puedo para de esta forma aumentar el grado de conocimiento y el grado de comprensión del mundo en el que vivimos los seres humanos.

Escribe abuelo Andrés.

Volver a arriba