Cuantas cosas han pasado!… Se me hace difícil despedir otro fin de año, el tercero desde la existencia de mi blog el cual me ha dado tantas gratificaciones!

Nunca me gustó eso de:”Llegó fin de año, hagamos un balance”. En resumen, me siento afortunado y agradecido… las cosas negativas han sido necesarias para poder valorar los positivas y estoy seguro que este año nuevo 2010 será mejor, pero claro hay que estar ahí impregnando todo con nostalgia, alegría y esa pizca de melancolía.

Debería hacer una columna para lo bueno y otra para lo malo y compararlas?… Jamás podría recordar todo lo ocurrido en 365 días después!!!… Con tiempo, esfuerzo y dedicación pude cumplir metas y aspiraciones. Grandes esperanzas dejó mi alma, que me han servido para aprender aún más en mis días a día de ir escribiendo. ¡ También he aprendido a escuchar a mis amigos de los de verdad! … he encontrado nuevos amigos, formalizado lazos con personas maravillosas, que si no fuera por ellos y por el internet jamás hubiese encontrado.

En el 2009 hablando de mis blog, he conseguido llegar a los 383.000 visitas en los tres años de mi existencia a pesar de haber sido este un año muy difícil en escribir en él , por haber tenido que dedicar más tiempo a las cosas que de verdad me interesan… “atender más a la ayuda de mi esposa” para que su enfermedad le sea más un poquito más llevadera para ella.

Cuando tengo un poquito de ese tiempo en mi día a día… me falta ese impulso y esa ilusión de ponerme a escribir las tantas cosas que decir…

-Qué difícil amigos… responderme a la comunicación anterior para materializar esa dejadez y desánimo. Si hay un poco de tristeza, pensemos que todo final implica un duelo por lo que se está yendo, y nuestra mente entiende que existe un ciclo anual que se ha completado. Entiendo que no hay que desesperarse, ni resistirse, tenemos que entender que el tiempo se debe cumplir como el de todos los años anteriores para luego poder volver a empezar.

Hacer un buen balance del fin de año para mi es un buen momento para recobrar aquellas cosas positivas que te hacen ser más feliz, y de las negativas emborronarlas para que jamás puedan ver luz una vez más. Son momentos y cosas que preferíamos olvidar… Sin embargo, en todo balance siempre hay algo positivo que rescatar y que mereces celebrar para levantarte los ánimos y poder encontrar nuevas metas y horizontes en las que fortalecernos en un año nuevo a comenzar.

Gracias a todos los lectores por acompañarme y discutirme. Juntos hacemos este espacio.
FELIZ AÑO 2010