La ministra de Defensa, Carmen Chacón, anunció ayer que en junio de 2009 se compromete en que no quedarán en España bombas racimo, salvo las que usen los ingenieros para aprender a desactivarlas.

Si es así como dice la ministra “es un paso importantísimo” el que dé nuestro país para que esta arma indiscriminada deje de matar a miles de personal civil entre ellos a muchos niños que al confundirlas con latas de coca-cola semienterradas les peque una patada, o las coja con la mano y se las tire a otro niño al cuerpo, con el riesgo de quedarse manco, cojo o descabezado.

Este arma llamada bomba de racimo o bomba chister es una bomba de caída libre, lanzada desde el aire o desde la superficie, que al alcanzar una altura concreta, se abre dejando caer cientos de sub-municiones o bombetas de diversos tipos, de alto poder explosivo.

Este tipo de municiones se encuentran en los arsenales de la mayoría de los ejércitos. Más de cien países se concentraron en mayo de 2008 para que con un acuerdo se prohibiera su uso. Hoy día, más de 160 DNG de todo el mundo se están dedicando a la educación, la investigación, y la presión a diferentes gobiernos para cambiar sus políticas acerca de estas armas.

Hemos de manifestarnos para que todos los países dejen de matar a personal civil con esta clase de armamento y en especial a esos niños ignorantes de lo que pueda ser “esa lata de coco-cola”, la que no contiene ese refresco deseado por ellos, sino una maldita bomba chister.