Archivar por Abril, 2009

Vivencias escritas de un abuelo para sus nietos

CAPÍTULO XVI.

Un día de cacería.

Cierto día el Sargento que teníamos en la oficina del Juzgado me invitó a pasar una tarde de campo y dedicarlo a la caza de la perdiz con reclamo, me animé y decidí pasar la misma con él, recuerdo fue un hermoso día de Sol para estar en el campo.

pajaros

Esta cacería se realiza cuando la perdiz atraviesa una etapa en la que se suceden los enfrentamientos guerreros entre los machos, dentro del seno de un bando, para la elección de la hembra por la que suspiran y así cerrar su ciclo biológico natural. Leer más

El sombrero cordobés

El sombrero cordobés, es el esposo de la peineta y de la mantilla y hermano de la montera, constituyendo uno de los símbolos más significativos de la cultura española.

Sombrero cordobes

Los orígenes del sombrero cordobés no están claros, ya que en algunos grabados del siglo  XVII  se puede  ver a algunos jornaleros que lo visten, no fue hasta el siglo  XIX y principios del siglo XX cuando se generaliza.
El diccionario de la  Real Academia Española  lo define como SOMBRERO CORDOBÉS, es de fieltro de ala ancha con copa baja cilíndrica.

En Córdoba en pleno centro y en la calle Gondomar, junto a la plaza de las Tendillas, podremos encontrar uno de los talleres y tienda más antigua denominada  “SOMBRERERÍA RUSI”, donde podemos adquirir uno de esos sombreros, este taller-tienda  tiene más de un siglo de existencia.

El sombrero cordobés se ha convertido con el paso de los años en uno de los símbolos más  significativos de la cultura española y en uno de los iconos  flamencos y taurinos por excelencia.

Algunos personajes que lo vistieron fueron el rejoneador  Antonio Cañero, Manolete, El Guerra y Machaquito y en la pintura  Julio Romero de Torres, también lo han vestido muchos de los cantaores de mayor tradición como han sido Pepe Marchena, Pepe Pinto, Manolo Caracol, Antonio Mairena y Juanito Valderrama.

mas sombrero cordobes

La fama y simbología de nuestro “sombrero cordobés” es tal que hasta le han sido dedicadas calles, poesías y canciones como esta:

Siempre ha sido el sombrero cordobés
por su  gracia y su belleza el soberano.
Pues toreros, flamencos y cales.
lo hicieron con el aire más gitano:

Machaquito”…Frascuelo”…Lagartijo” y Espartero
Con orgullo lo llevaron  este clásico sombrero”…

El sombrero”…El sombrero de ala ancha
Con que adorno mi cabeza.
Yo lo llevo, y con el voy orgulloso .Demostrando su nobleza.
Y no hay otro, mas castizo y Español
Que lo iguale en su majeza.
Porque los rayos del sol
Matizaron su realeza.-

Abuelonet.es

Llegan las flores cordobesas

Este año los aficionados a los patios nos encontramos de enhorabuena por que podemos visitar 68 patios, cuatro más que en el 2008 los que podemos contemplar desde el 6 al 17 de mayo.

Efectivamente Córdoba en mayo se llena de flores y alegría con sus patios, su belleza incomparable que acompañada del calor y su gente hace que el viajero que llegue a nuestra ciudad, contemple la experiencia inolvidable de la misma y que le llene su corazón del olor del perfume del azahar, dulce, suave, embriagador y penetrante

Las flores se tratan en Córdoba con todo respeto que casi no nos atrevemos a tocarla ni con las manos limpias, y no la cortamos sino para lucirla en la solapa o regalarla con nuestro cariño a la persona más querida.

La flores han sido siempre el símbolo de todo cordobés…Un clavel rojo o una rosa encendida simboliza para nosotros el amor limpio y puro.

Cultivar las flores es señal de distinción espiritual, haciendo gala de delicadeza, caballerosidad, gentileza y elegancia.

Todo cordobés que tiene amor, sabe brindar una flor a la persona amada con todos los pétalos enteros y completamente intacta.

rosa

En esos días que se visiten nuestros patios se podrá disfrutar del olor y el sabor de la más profunda tradición cordobesa hacia esas flores que hermosean nuestros 68 patios…

Candado de amor

Los Erasmus de Italia han puesto de moda en el puente sevillano de Triana el candado del amor colocando en las barandillas del puente y tirarando después la llave al río.

Como bien me he explicado anteriormente el puente de los enamorados en Sevilla es el de Triana, donde parejas de enamorados hacen su peculiar rito de amor colocando un candado en el que escriben sus iniciales y luego, con las manos unidas para sellar su amor eterno tiran la llave al río Guadalquivir.

Este fenómeno ha llegado motivado a las novelas “A tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti y Perdona si te llamo amor” de Federico Moccia que han pasado a ser un verdadero punto de referencia para las nuevas generaciones de lectores que se ven reflejados en la autenticidad de su historia

16

La novela “Tengo ganas de ti” desató en Roma la moda de enganchar al puente Mílvio el candado de los enamorados desde hace varios años, por lo que miles de jóvenes parejas acuden a esta construcción del siglo III a. de C. sobre el río Tiber para colgar de las farolas candados con sus nombres y alguna inscripción de amor eterno

Volver a arriba