Archivar por Marzo, 2009

Buen fin de semana

Os deseo a todos un buen fin de semana, yo en cambio tendré que terminarla siguiendo con la limpieza general del piso, son cuatro dormitorios, dos cuartos de aseo, pasillo, salón, entradita, cocina y cuarto de pila, como podéis comprobar es mucho trabajo para una persona de mi edad, pero no hay más remido que hacerlo, mi señora la pobre se siente mal al verme subir y bajar la escalera, colgar cortinas, limpiar paredes y techos.,puertas son catorce, seis ventanas, cuatro armarios tres de ellos empotrados y un sin fin de cosas que hay que hacer para que todo quede lo más perfecto posible.

abuelo1

Algunos os diréis el por que mi señora no me ayuda, muy sencillo si es que no lo habéis leído en algunos post anteriores, la pobre padece de demencia senil desde hace algo más de un año y claro no puede ayudarme en nada, yo le noto como querer hacer algo, pero no le es posible, no entiende el porqué hago esa clase de limpieza no habitual. Leer más

Vivencias escritas de un abuelo para sus nietos

CAPÍTULO XI.-

15

Este día 16 de abril de 1988, quiso Dios que en vez de hacer la reunión con los familiares lo hicieron solo los componentes de la referida Asociación. Al regreso de lo acontecido con sus compañeros regresaron cada uno en sus vehículos particulares a los domicilios respectivos, él tuvo la mala fortuna que al llegar a una rotonda o glorieta de distribución de tráfico una de las ruedas rozó con el bordillo de la isleta perdiendo el equilibro saliéndose de la carretera hacia la cuneta de más de un metro de profundidad, no siendo Leer más

Vivencias escritas de un abuelo para sus nietos

CAPÍTULO X.-

PARA TI MARI CRUZ

Eres un Ángel del Cielo
Toda llena de finura,

La realidad de mi anhelo
Que tú lograste, Mari Cruz.

A ti, ni el tiempo ni el llanto
Habrían imprimir huella,
Porque de aquel Cielo Santo
Eres ya fulgente estrella.

Ya que desde el Cielo miras
Hacia el Valle del Dolor.

Lo que una madre le hubiera querido decir a sus dos hijos.

Hijos cuando me busquen
buscarme en el mar, en la ola,
en la espuma, en la marea.
Yo seré allí, toda, nuevamente.
totalmente vuestra.
Verde, gris, azul y oro
y por siempre bella para vosotros.
Un día dije que el mar
estaba el origen, de mi alma
transparente y etérea.

NUESTRO SEGUNDO HIJO.

Nuestro segundo hijo nació un 22 de febrero de 1955 en Córdoba, al que se le puso de nombre JOSÉ en memoria de su abuelo materno.

Nació estando vuestro abuelo en la Academia de la Guardia Civil de Bellas Artes en la capital de Madrid, en la cual ingresé como Guardia Alumno el 1º de enero de 1955 por lo que no pude verlo hasta pasados varios meses después motivado a los estudios que realizaba en mencionado Centro Académico.foto13

foto22

Cuando nuestro hijo tenía 17 años se presentó como Guardia Alumno de la Guardia Civil en la Academia de Guardias Jóvenes de Valdemoro (Madrid) en la que permaneció estudiando por espacio de tres años, consiguiendo en ese tiempo aprobar el bachiller del que le faltaban algunas asignaturas pendientes, saliendo de dicha Academia con derecho a galones de Cabo.

En el mes de junio de 1975 juró fidelidad a la Bandera y destinado al País Vasco, y en los periodos de invierno hacía cursos de esquí de fondo en Jaca (Huesca).

Contrajo matrimonio el 8 de Marzo de 1976 continuando en Jaca donde va adquiriendo conocimientos básicos para progresar la técnica para circuitos con total autonomía.

El 8 de noviembre de 1977 nació su primer hijo Noél en la ciudad de Córdoba.. En el año 1978 nuestro hijo pasó a prestar servicios como Cabo 2º en la Comandancia de Logroño donde permaneció hasta 1979 que fue destinado como Cabo 1º de la Jefatura de Tráfico de Valladolid, lugar este en que el 26 de septiembre de 1981 nació su segundo hijo llamado Álvaro.

Un 16 de abril de 1988 como en años anteriores lo realizaban en unión de su esposa Mati e hijos Noél y Álvaro se reunía con los llamados “Polillas” que son aquellos Guardia Civiles que hicieron sus estudios en el Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro (Madrid) por pertenecer o haber permanecido sus padres a este Benemérito Cuerpo!, en uno de los restaurantes de las afueras de la ciudad llamados en aquella región como “Bodegas” por encontrarse los mismos bajo tierra, allí se relacionaban con los compañeros y con el Delegado de la Asociación que se trasladaba desde Madrid y solventaban los asuntos propios de la Asociación o sacaban conclusiones para enfocarlos posteriormente, a estos actos como antes he dicho solían ser acompañados de sus esposas e hijos respectivamente donde pasaban todos juntos una cena excelente.

Continuará…

Vivencias escritas de un abuelo para sus nietos IX

CUANDO TODO ERA TRISTEZA

Pasados seis días de estancia de nuestra hija Marí Cruz en el Hospital de la Cruz Roja empeoró sensiblemente aunque ella no quería darlo a conocer, parecía  como si quisiera ganar su última batalla  de la vida.

Pidió que le llevaran a sus dos hijos de once y trece añitos para verlos, lo que precisamente ese mismo día  sus hijos llegaron a la habitación donde encamada vieron a su mamá, Dios quiso darle una vez más la oportunidad y ese hilo de alegría para ver a sus dos hijos por última vez, conversó con ellos con mucha satisfacción y alegría, hasta les dio su merienda para que se la comieran  junta a ella, permaneciendo muy cariñosa, los besó dándole buenos consejos como si fueran palabras finales  de su vida les dijo: Qué seáis buenos Mari Cruz y tu Fran, que pronto estará vuestra mamá en casa con vosotros

¡Ahora  este abuelo quiere haceros una pregunta a todos vosotros en modo interrogante! ¿Hubo algo de divino?… parece comprenderse  que Dios al ver su estado de gravedad y la fe que tenía quisiera compensarla diciéndole: ¡Marí Cruz, aquí tienes a tus dos hijitos para que te canses de abrazarlos, besarlos y les des todas tus caricias ,hoy será tu última vez que podrás verlos personalmente!.  Este día se le notó muy lúcida o encendida como si careciera  de  enfermedad alguna.

Un día después  la visitaron sus dos sobrinos Noél y Álvaro, estuvo conversando con ellos y recostada en la cama se dejó fotografiar  con su hermana Manoli y este su padre, estuvo  tan  contenta y feliz que parecía como si nada pasara por ella como podemos comprobar en la fotografía aquí expuesta.

Al siguiente día trece de diciembre de 2002 a media tarde empeoró, ya le dolía todo su cuerpo y a veces perdía  el conocimiento, visitándola a petición familiar el Capellán del Hospital quien le administró la extremaunción, pasados unos minutos después  se  agarró a las manos de sus padres María y Andrés y apretándolas con la fuerzas que le quedaban y con voz entrecortada y baja nos dijo: ¡Papá, mamá, no puedo más! Y en un corto espacio de tiempo sus palabras fueron las siguientes: Ya, ya, yaaa…de esta manera  a las 20´10 horas espiró, sus manos se aflojaron de las nuestras para no abrirlas más.

Nos dejó a todos en una situación de estupor, aturdidos y sin palabras como si nos hubieran arrancado una parte vital, nuestras cabezas trabajaron a un ritmo alocadas en un intento de encontrar respuestas a tantos  interrogantes, pero como un disco rayado se

Repiten  escenas, se reviven recuerdos en un intento de querer recuperar a ese otro aunque sea a través de la memoria.
Nuestras lágrimas se transformaron en el mejor modo de sintetizar el desasosiego y el vacío sin esa persona.

Por unos momentos quedamos paralizados todos los presentes en la habitación, viendo como  el Señor se la llevó al Cielo y desde allí pueda ella pedir   a Dios saque adelante a su esposo Paco y a sus dos hijos Marí Cruz y  Fran, y a la vez les de felicidad.

Vuestros abuelos tras la tremenda pérdida que supone la muerte de su hija hizo pública una nota de agradecimiento por medio del
Diario Córdoba en la que : agradecía tanto a la Doctora Rubio, Capellán, Enfermeras, Auxiliares y a todo el personal de servicio, por sus desvelos y atenciones durante el tiempo que Marí Cruz permaneció hospitalizada, concretamente por la actitud y cariño que junto a la profesionalidad mostró todo el personal de la Cruz Roja en Córdoba, dentro de la desgracia que supone la pérdida de una hija de 50 años.-

Por deseo propio fue incinerada para que sus cenizas fueran después arrojadas al mar. Se hizo su voluntad y sus cenizas junto con pétalos de rosas se echaron al Mar Mediterráneo  junto a la Cala del Moral de la provincia de Málaga y desde este lugar su padre, su esposo, tios Rafael  y Dolores rezamos un Padre Nuestro por su alma para que  Dios la tenga en la Gloria pidiendo por todos nosotros y los demás.

Continuará…

Volver a arriba