Archivar por Mayo, 2007

Miremos nuestro espejo

Llovía fuerte y era de noche cuando a una señora que viajaba en coche se le pinchó éste en la carretera.

Otro vehículo conducido por Juan que al ver parado un coche en la carretera y con la noche que hacía detuvo su automóvil acercándose a prestar ayuda. El coche de la señora olía a nuevo. La señora pensó que pudiera ser un asaltante, no inspirándole confianza, parecía pobre y hambriento.

Juan percibió que la señora tenía miedo y le dijo: “Estoy aquí para ayudarla señora, no se preocupe. ¿Por qué no espera en el coche que está más calentito? A propósito, mi nombre es Juan.”

Bueno, lo que pasaba es que tenía una rueda pinchada y para colmo era una señora de edad avanzada. Juan se agachó, colocó el gato mecánico y levantó el coche. Luego ya cambiada la rueda quedó un poco  sucio y con una herida en una de las manos.

Cuando trataba apretar las tuercas de la rueda ella abrió la ventanilla y comenzó a conversar con él. Le contó que no era del lugar, que sólo estaba de paso por aquél sitio y que no sabía cómo agradecer por la preciosa ayuda. Juan apenas sonrió mientras se levantaba.

Ella preguntó cuánto le debía por su trabajo. Ya había imaginado lo de cosas terribles que podían haber pasado si Juan no hubiera aparecido por aquél lugar para socorrerla. Juan no pensaba en dinero, le gustaba ayudar a las personas y aún más a las de avanzada edad.

Este era su modo de vivir. Y respondió: Si realmente quisiera pagarme señora la próxima vez que encuentre a alguien que precise de su ayuda déle a esa persona la ayuda que ella necesite y acuérdese de mí.

Algunos kilómetros después, la señora se detuvo en un pequeño restaurante. La camarera vino hacia ella y le llevó una toalla limpia para que secara su mojado cabello dirigiéndole una dulce sonrisa.

La señora notó que la camarera estaba con  casi  ocho meses de embarazo, pero por ello no dejó que la tensión y los dolores le cambiaran su actitud.

La señora, quedó curiosa en saber cómo alguien que teniendo tan poco, podía tratar tan bien a un extraño. Entonces se acordó de Juan. Después que terminó su comida, y mientras la camarera buscaba cambio para darle la vuelta de la consumición, la señora se marchó.

Cuando la camarera regresó quiso saber dónde pudo haber ido, notando algo escrito en la servilleta, sobre la que tenía cuatro billetes de 500 euros.

Le cayeron las lágrimas de sus ojos cuando leyó lo que aquella señora escribió, y que decía: Tú no me debes nada, yo tengo bastante. Alguien me ayudó esta noche y de la misma forma te estoy ayudando”. Si tú realmente quisieras reembolsarme este dinero, no dejes que este circulo de amor termine contigo, ayuda a alguien.

Aquella noche, cuando fue a casa, cansada, se acostó en la cama: su marido ya estaba durmiendo y ella quedó pensando en el dinero y en lo que la señora dejó escrito.

¿Cómo pudo esta señora saber cuánto ella y el marido precisaban de aquel dinero?
Con el bebé que estaba por nacer el próximo mes, todo estaba difícil…

Quedó pensando en la bendición que había recibido, y dibujó una gran sonrisa.

Agradeció a Dios y se volvió hacia su preocupado marido que dormía a su lado, le dio un beso suave y susurró: “¡Todo estará bien: te amo Juan!

No te contagies de la falta de amabilidad que nos rodea. No dejes de hacer bien, ayuda a todo el que te necesite.

LA VIDA ES ASÍ…UN ESPEJO…TODO LO QUE TÚ DAS ¡VUELVE A TI ¡ SÉ TÚ TAMBIÉN UN ESPEJO DE AMOR PARA LOS DEMÁS…Y TENDRÁS MUCHA FELICIDAD.

No todos somos abuelos en la vida

No todos son abuelos en su vida, aunque cada vez haya mayor posibilidad de serlo, gracias al aumento de años en el  promedio  de la vida. El mundo cada vez tendrá mayor número de abuelos.

De todas maneras, para ser abuelo se necesita llenar bastantes requisitos: el primero es  casarse,  el segundo tener hijos, el tercero es tener hijos casados, el cuarto que tus hijos tenga igualmente hijos, Pero el quinto requisito es el más importante, no morirse antes de que todo esto pueda suceder.

Es cierto que para ser abuelo, es más difícil ser un buen abuelo.  Aunque   los abuelos no vivan con sus nietos, nuestras relaciones con ellos son frecuentes y pueden ser decisivas en la formación infantil. Es triste no tener abuelos; es hasta un amable insulto: “No tienes abuelos”. Pero más triste es tener abuelos que no saben educar.

Entre el abuelo y el nieto los años han salvado no sólo una enorme distancia de felicidad sino también diferencias de pensamientos y, de actitudes ante la vida.

Creo sinceramente que el verdadero papel de los abuelos con los nietos deberá ser siempre y en toda ocasión, la autoridad de los padres, que son los responsables de su educación.

Los mejores abuelos no son aquellos que consuelan a sus nietos/as con dulces al ser amonestados por su madre, sino que sean capaces de decirles “Dile a tu madre que le agradeces el castigo impuesto, pues con eso corriges tus defectos y te ayuda a ser mejor” Es cierto que la educación de  abuelos y nietos es la vacuna para un montón de problemas.

De todas maneras, se necesita llenar muchos requisitos para ser abuelo… sino  también una enorme diferencia de pensamientos y actitudes ante la vida.

En este espacio, sólo pretendo dejar plasmado más pensamientos, para compartirlos con…

 

Abuelo Andrés.

¿Cuanto podemos beber nosotros?

La D.G.T. ha sido blanco de unas declaraciones hechas por el ex presidente del Gobierno Sr. Aznar en un acto protocolario en Valladolid, donde recibía la medalla de honor de la Academia del Vino de Castilla y León, criticando algunos letreros colocados en las autopistas y, en especial, el slogan de No podemos conducir por ti: “Yo siempre pienso, ¿y quién te ha dicho a ti que quiero que conduzcas por mi?“, sentenció.

Según Aznar, como ciudadano tiene el conocimiento suficiente para saber cuántas copas de vino puede beber sin poner en riesgo a los demás.

“A mí no me gusta que me digan no puede ir usted a más velocidad, no puede usted comer hamburguesas de tanto debe usted evitar esto y, además, a usted prohibo beber vino”, continuó Aznar, quien pidió que se deje tranquilos a los ciudadanos para que decidan por si mismos” que en eso consiste la libertad y en eso consiste la responsabilidad individual”

Agregó que “los que hemos defendido siempre la libertad y creemos que es buena, defendemos también que la gente pueda tomar sus decisiones”.

“Que el problema de los Gobiernos no es meterse en lo que hace la gente”, sino “facilitar que las personas y que las empresas puedan desarrollarse”, subrayó.

Abuelonet.es - ¿Cuanto podemos beber nosotros?

Ah mira que bien,. dando ejemplo un ex presidente de Gobierno con uno de los mayores problemas de nuestra sociedad y el que más muertes causa.

Por una vez yo me hago esta pregunta ¿Tiene razón Aznar?…Mi contestación es:” Yo te dejo que bebas, pero si bebes no cojas el coche”

¡Que opináis vosotros de las declaraciones del Sr.Aznar!

Por el día de las madres te felicito…

Tus brazos siempre estaban abiertos madre cuando yo quería un abrazo tuyo. Tu fuerza y tu amor me guiaron, y me dieron alas para volar.

Tu fuiste  la persona que siempre estaba. Cuando te rechazaba, me perdonabas. Cuando me   equivocaba  ,me acogías  y  cuando los demás no podían con migo, tu  madre me abrías la puerta.

Si yo estaba feliz, lo celebrabas con migo. Si me encontraba triste, tú me sonreías hasta hacerme reír. Fuiste mi amiga incondicional y madre a la vez.

Fuiste  una madre que me distes todo sin recibir nada. Me  quisiste mucho  con todo tu Una madre sigue teniendo confianza en sus hijos cuando todos los demás lo han perdido.

Tu   madre  mía  que desde el cielo rezas  por  tu hijo  incluso cuando yo solo rezo por  mi mismo.

Como un sol resplandeciente te recuerdo, no solo en el día de las madres, si no todos los días del año…

Doy gracias porque al nacer,
Te  eligió  Dios, como mi Madre,
Porque   fuiste lo mejor de mi vida,
Mamá, la mejor parte…

Gracias por haber sido mi Madre.

Volver a arriba