Archivar por Abril, 2007

La pérgola

Se encuentra situada en el jardín del Duque de Rivas, en los jardines de la Victoria, fue construida en 1929, es de estilo neoclásico, es obra del arquitecto Carlos Sáez de Santamaría. Se encuentra en pleno centro de la ciudad y perfectamente comunicada.

pergola cordoba

Tras una profunda reforma La Pérgola se convierte en La Musiqué. Es el espacio ideal para organizar cualquier tipo de evento. También dispone de una amplia terraza que está abierta siempre que el tiempo acompañe.

La Pérgola pone a disposición de todos dos salas la sala blanca y la sala roja. Ambas están perfectamente adaptadas para la realización de eventos como fiestas privadas, congresos, comidas de empresa, etc o también para presentaciones de nuevos productos/proyectos.

Abuelo Andrés.

Las romerias

Pasada la Semana Santa aunque pasada con agua. Córdoba da comienzo con sus fiestas primaverales que dan principio el 22 de abril con las romerías a Santo Domingo y Linares, La primera de ellas tiene su copla obligada, que indica la fecha de su celebración :  Caminito de Santo Domingo te ví una mañana florida de abril…,Santo Domingo de Scala Coeli es un convento de dominicos, a seis kilómetros de la ciudad, y su efeméride está ligada al recuerdo de San  Álvaro de Córdoba.

romeria cordoba

El santuario de Linares, donde se celebra la otra romería el primer domingo de mayo, está situado a las afueras de la ciudad  a 8 kilómetros de la misma y tiene  relación  con la conquista de Córdoba por parte de San Fernando. La Virgen de Linares es según la tradición, la que el rey portaba sobre su caballo cuando conquistó Córdoba

Las romerías van acompañadas por gente que suben con jinetes a caballo, personas andando, coches de caballos y unas 16 carrozas engalanadas  con flores de papel rizadas, siendo la comida típica en ambas romerías el delicioso perol cordobés

Abuelo Andrés.

La primavera y mayo cordobes.

Si la primavera es el despertar de las flores, de los sentidos, mayo es el culmen, la eclosión de la primavera donde nuestro espacio común y cotidiano, porque la habitamos y degustamos, en cada barrio, en cada plaza, con sabor propio. No sólo se blanquean los patios y se engalanan de geranios y claveles los balcones  y rejas, sino que toda la ciudad  se viste de fiesta y se lanza a la calle, perdidos de horarios para ser más que visitada, escuchada, mirada, querida como una novia que espera al ser amado.

El mes de mayo reúne los mil calificativos que la hacen inconfundible; y será, así, la ciudad, mañanas de romerías, y mostrando los mejores caldos de sus campos a la vecindad, la ciudad alegre y joven, que se divierte hasta altas horas al compás de la música; la ciudad costumbrista de paredes encaladas tras el rumor de la fuente y el “quejío”  hondo de la guitarra sencillas y acogedoras que hacen grata e inolvidable la  estancia al visitante; es la ciudad de los patios, cruces, romerías, feria…Parece como si el mundo acabara y la ciudad tuviera que gozar intensamente por última vez. Todo se concentra, y la ciudad torna bríos, despierta de su letargo, de su indolencia, de su sentir adormecida.

cordoba

Mayo nos sirve como último encuentro y, a la vez como despedida colectiva de los vecinos y nos prepara para el verano irnos a las piscinas.

El mayo cordobés no es, ni mucho menos un tópico, sino la savia, el aire mismo que necesita todo cordobés, para seguir viviendo y seguir amando…

Leer más

¿Cuales fueron mis coches?

Ahí es donde yo quiero llegar hoy
Desde mi mayoría de edad, siempre  me ha gustado tener un coche para conducirlo yo personalmente y disfrutarlo, pero fue una etapa bastante difícil  pensar en estas cosas.

Primeramente tenía que tener en mente en hacerme de una colocación digna y aceptable para luego poder pensar en la adquisición de un vehículo a motor y solucionar mi vida.

Mi  mayoría de edad sólo pudo alcanzar a la compra de una bicicleta que en aquellos entonces era como tener un coche ¡pero que ilusión!.

Para llegar a la compra de un automóvil tuvieron que pasar muchísimos años hasta que pude llegar por mis méritos a tener un empleo digno como pudo ser” funcionario del Estado”, pero aun con esto no fue suficiente, tuve que esperar para ir ahorrando algunas pesetillas  que  eran  muy difíciles  de apartar de la parte proporcional de los gastos fijos de la casa.

En primer término tuve que sacarme el correspondiente permiso de conducir que me costó repetir una vez, hasta que por fin pude  conseguir  en el año 1972, y en esos momentos fue cuando ya comencé a pensar era necesario comprarse el coche deseado, efectivamente fue tener el permiso de conducir y comprar en la misma  auto-escuela donde hice mi aprendizaje y que llevaban un comercio de compra-venta de automóviles usados.

Mi sueldo por un lado en estas fechas de las que hablo y la carestía de vida por otro no llegaba para poder adquirir un coche nuevo, por lo cual me decidí en un 850-N de segunda mano, matrícula M-666.527 de dos puertas y con una pila… de kilómetros encima, el que me importó si no recuerdo mal 45.000 peseta al que le bautizamos con el nombre de “galapagito”, y así fue mi primer vehículo a motor de mi vida.

seat 850 - abuelonet

Con este vehículo hicimos infinidad de viajes a diferentes ciudades como  Madrid y Málaga  así  como San Sebastián para visitar a nuestro hijo Pepe  que se encontraba trabajando en ese País-Vasco que por cierto antes de llegar a  esta última población se nos rompió la junta de culata, pero se portó el pobre muy bien y nos dejó  llegar a nuestro destino, y días posteriores nos repararon la avería en un taller mecánico para poder regresar de nuevo a nuestra querida Córdoba.

Leer más

Volver a arriba