Pocas cartas le quedan ya a la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, con las que jugar en la partida aeroportuaria después de que AENA le haya tumbado una segunda iniciativa para construir la nueva pista de vuelo. La regidora municipal ha de decidir si cambiar el juego o continuar la partida.

Que Córdoba necesita un aeropuerto de mayor capacidad, eso no lo discute actualmente nadie que quiera a su ciudad con mayores oportunidades de riqueza.

El problema aparentemente no es de fácil solución para la ampliación de pista, supuesto que por la parte Sur nos encontramos con el río Guadalquivir, que permite complicar la pista a 400 metros a lo sumo. Mientras en la parte Norte, la pista se encuentra con una carretera y diferentes parcelas rurales.

Por lo que podemos ver, Córdoba, si quiere contar con un aeropuerto lo suficientemente profesional. se han de expropiar 63 viviendas y tres naves industriales, que supondría un coste de 63,4 millones de euros.

Cinco meses ha tardado la alcaldesa, Rosa Aguilar, en aceptar la propuesta de la ampliación del aeropuerto cordobés que ha quedado en 2.050 metros de longitud y 300 metros de acho, lo que obligará a expropiar las citadas viviendas y naves industriales.

Al término de la reunión con AENA en Madrid, la alcaldesa manifiesta terminar la primera fase de las negociaciones para ampliar el aeropuerto. Ahora, comienza la segunda, dijo.

aeropuerto1.jpg

Y ésta consiste en buscar el acuerdo económico con el Ministerio de Fomento y con la propia AENA para hacer frente a las posibles expropiaciones necesarias para la ampliación planteada.

La alcaldesa destacó que todos los comparecientes a la reunión coincidan en que
la ampliación del aeródromo “es un proyecto de ciudad“ y que lo urgente es “poner en marcha” el actual recinto.

Ahora los cordobeses tenemos que esperar las decisiones del Ministerio de Fomento y AENA, si hacen frente a las expropiaciones y no tengamos que esperar otros pocos de años para solucionar tener en Córdoba el tan esperado aeropuerto.
Abuelo Andrés.