He tenido un fin de semana bastante irregular. El domingo, cuando trataba ducharme y al pedir a una toalla a mi esposa tuve por espacio de unos minutos un “accidente cerebrovascular” (llamado también ataque cerebral), quedé incapacitado para hablar, mi mente pedía una toalla pero mis labios quedaron inmunes sin poder articular esa palabra, detectando a continuación una contractura en la parte alta de la nuca. No me inmuté creyendo sería una cosa pasajera normal.

Me puse al habla telefónicamente con mi hija Manoli residente en Madrid advirtiéndole de lo ocurrido, la que hizo una investigación con dos amigas que les dijeron que ellas habían pasado en ocasiones para la misma situación sin que nada le hubiera ocurrido después.

Día siguiente lunes no estando muy contento con aquella explicación decidí ir a mi médico de cabecera y explicarle lo ocurrido advirtiéndome pasara lo antes posible ante Neurólogo . Hice las averiguaciones pertinentes y ayer jueves me visitó quien su diagnóstico ha sido en principio un “accidente cerebrovascular”, mandándome hacerme varias pruebas cerebrales para un estudio médico y poder esclarecer este accidente.

Seguiré explicando resultados…