Es una composición dedicada a la Virgen o al Cristo que se canta en Semana Santa, principalmente en Andalucía, de “entonación grave, pausada, lúgubre y casi monótona, dejando como en suspenso la cadencia final”. Su origen se remonta a los cantos nocturnos de franciscanos y dominicos del S.XV. que a su vez recogían antiguos cantos de ánimas.
También puede decir es copla de cante flamenco, de motivo religioso, que una persona canta en determinadas solemnidades especialmente en las procesiones de Semana Santa, es un cántico, de muy antiguas reminiscencias árabes que suelen cantarse al paso de Cristos y Vírgenes, ya sea desde balcones, o al pie de la calle, frente al Paso, que es forma bastante más difícil de ejecutar.

Saeta de Antonio Machado

Dijo una voz popular:

¿Quién me presta una escalera
para   subir al madero
para   quitarle los clavos
a Jesús  el Nazareno.

Cantar de la tierra mía
que  echa flores
al  Jesús de la agonía
y es la fe de mis mayores

Cantar del pueblo andaluz
que  todas las primaveras
anda  pidiendo escaleras
para  subir a la Cruz