No nacimos para explotarnos los unos a los otros, ni para odiarnos, ni para dominar o ser sometidos. Tampoco nacimos para triunfar como tampoco para perder, ni sufrir y aún menos para ser esclavos de otros de una forma u otra, Hemos nacido para ser libres, ser justos, solidarios u ser felices.

Nacimos  de un color u otro, de un  continente u otro, pero somos personas, seres nacidos para compartir, para  crear, creer y crecer, para aprender, leer y escribir, sentir, amar, bailar y para salvarnos.

Nacimos para la alegría, para la gloria, ser amigos y enamorarnos unos de otros…Somos seres nacidos con mente para pensar, con corazón para amar, y con espiritu para que cuando llegue la hora final  podamos decir: he vivido y mi vida ha tenido sentido…

Existen muchas maneras de abordar este tema tan hermoso, hemos nacido para aprender  a amar y vivir ese amor en plenitud, todos buscamos cualquier impulso para asegurar que el amar es vivir libremente todas las aventuras que podamos..

Para morir nacimos,  reza un refrán popular, pero muchas personas decidimos huir- por la “puerta falsa”, no queda otra…¿Quién no se ha preguntado , al contemplar alguna foto antigua, qué queda en nosotros de aquel que éramos  o que fuimos? De inmediato suele surgirnos una reflexión  de tristeza y añoranza, y puede ocurrir que no nos reconozcamos al pensar  para que nacimos …no parece encontrarse una conclusión definitiva , solo desolación ¿Para qué nacimos?

Abuelo Andrés