El Hombre Río volverá el año que viene. Así se contempla en los presupuestos de la Gerencia Municipal de Urbanismo, según ha contado su gabinete de prensa. La colocación de la escultura en el lugar que ocupó inicialmente parece garantizada, o al menos, ése es el deseo del Ayuntamiento de Córdoba. Eso sí, mejorando las formulas de anclaje para aguantar con más seguridad las inclemencias del tiempo”

Referencias anteriores

El hombre Río” fue una escultura flotante de los escultores Rafael Cornejo y Francisco Marcos, que tallaron en corcho blanco la figura de un hombre tumbado y una sonrisa burlona en el río Guadalquivir que posteriormente dejaron en el lecho del río el 18 de abril de 2006 anclándola al fondo para evitar su deriva.

Una semana después la escultura se desprendió de sus anclajes y quedó varada junto a un molino antiguo.

El 8 de enero de 2007 con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y costeado por el Ayuntamiento cordobés es nuevamente anclado al lecho del río para su exposición de forma definitiva con las mismas dimensiones pero cambiando el corcho por poliéster en las proximidades del puente de Miraflores.

La mala fortuna de la escultura sólo le permitió permanecer hasta el 22 de noviembre de 2007, cuando debido a una crecida del caudal del río provocada por las lluvias caídas del día anterior ésta se soltó del anclaje y navegó a la deriva, siendo rescatada días después por los bomberos.