Adiós Abuelo

Hoy me toca a mi,como nieto de Andrés, cerrar un ciclo que mi abuelo Andrés empezo hace ya unos años cuando me comento que queria abrir este blog.

Para los que lo seguis fielmente desde antaño, sabreis que ultimamente estaba pachucho y por eso escribia cada vez con menos frecuencia. Ayer dia 4 de mayo, lamentablemente a mi abuelo se le agotaron las fuerzas y nos dejo para siempre ( aunque se que nos volveremos a encontrar por alli arriba abuelo ). Por tanto, nadie mas escribira en este, su espacio en internet, salvo vosotros con vuestros comentarios si es que quereis dejarle vuestras ultimas palabras.

Os doy las gracias en su nombre puesto que estos años atras, este blog, aunque no lo creais, le dio mas vida de la que podais imaginar tanto a la hora de relatar su dia a dia como al recordar sus andaduras a lo largo de su vida, pero sobre todo al encontrarse virtualmente con vosotros cruzando saludos y palabras de cariño a traves de los comentarios.

Gracias a todos de corazon y adiós a vosotros tambien.

Noël Téllez.

El enfermero dentro de una residencia ( entrevista )

Señor Márquez, portavoz de la enfermería El Yate de Córdoba, le pido por favor si puede, me contestara a ciertas palabras del ámbito que nos interesa conocer a muchas personas Mayores de esta Residencia de la que soy también uno de los residentes de la misma:

P)¿ Qué tipo de cuidados debe realizar o realiza el Enfermero dentro de la Residencia de Personas Mayores EL YATE?

*Señor Andrés, el enfermero dentro de la atención y cuidados en las personas mayores, representa una serie de cuidados integrales que reencuentran dentro de unos cuidados multidisciplinares, en donde nuestro principal objetivo es el mejorar o mantener el mayor tiempo posible, la mayor independencia física óptimo para cada persona mayor.
Otro de nuestros objetivos fundamentales es la humanización de los cuidados.
Dentro de estos cuidados los cuales desempeñamos,(enumerarlos todos sería imposible solo destacaremos los más frecuentes) debemos destacar la asistencia tanto al residente como al familiar.

Los cuidados más importantes que realizamos al residente son la atención individualizada entre todo en la administración de tratamientos, controles de constantes vitales, atención de urgencias, curas de heridas, consultas de enfermería, colaboración en la consulta médica, realización de programas de cuidados individualizados, atención de acogida al ingreso del residente, realización de informes, gestión de fármacos con Centro de Salud y farmacia, realización técnicas invasivas (Sondajes, Sueros, Inyectables etc…, realización de pruebas diagnosticas (Electro cardiogramas, analísticas…), realización de valoraciones de enfermería, Supervisar la correcta actuación y velar por los cuidados necesarios para los residentes.

Proteger la intimidad del residente, velar por su bienestar, etc,,,
En cuanto al familiar nuestras misiones más importantes son mantener informado en todo momento de cualquier anomalía física de su familiar, realización de informes de valoraciones de enfermería, educación sanitaria al familiar, fomentar la relación Familiar- Residentes, Preservar su intimidad a la vez que la de su familiar, etc…

P) ¿Es necesario señor Marquez que la atención de los ancianos en estos Centros sea dispensada por personas con algún tipo de formación específica, que represente en mejorar la prestación que se da a los ancianos?

*No es que sea necesario, sino indispensables ya que el tipo de residente asistido, necesita de unos cuidados muy especializados, sobre todo si queremos cumplir con nuestros objetivos,(los cuales ya hemos comentado). Tenemos que tener en cuenta que la gran mayoría de nuestros residentes, sus familiares han depositado su confianza en nosotros, ya que a ellos, por el motivo que sea, les es imposible prestar estos cuidados, para mantener una calidad de vida digna.

P) ¿El Enfermero es el apoyo de un Doctor, es tan necesario
Como el mismo Doctor o sus funciones son diferentes, pero con la misma intención, ayudar a curar a alguien?.

*Nuestras funciones son distintas, pero es fin es el mismo, trabajar para el residente y su familiar, Como bien dices Andrés, el Enfermero es el apoyo del Doctor, así como el Doctor es el apoyo del Enfermero y el que nos marca las pautas de atención y tratamiento. En el marco residencial el trabajar sin una marcada colaboración entre el Médico y Enfermero sería imposible.

P)¿Cuándo y cómo llegó a la Residencia de Personas Mayores “El Yate”?

*Llegué hace 15 años, dos años después de acabar la Diplomatura de Enfermería. Mi relación con esta Empresa, a la cual pertenezco, fue a través de un amigo ( al que le tengo un gran cariño y el cual falleció) común al Presidente de esta Empresa.
Llegue con muchas ganas de trabajar, aprender y aportar ya que era un mundo nuevo para mi profesionalmente.

P)¿conocías ya el Centro, y si tenias alguna referencia?

*No, poco, solo lo que me había contando este amigo.

P)¿Cuál fue tu primera impresión al llegar aquí?

*Mi primera impresión fue, que había un grupo humano que es donde lo más importante era el residente. En dónde las ganas de aprender y mejorar eran infinitas , es donde se te escuchaba y donde se podía hacer algo grande dentro de este mundo de la geriatría, pero hacer algo grande dentro de este mundo de la geriatría, pero a la vez tendríamos que tener en cuenta que estábamos empezando y había mucho trabajo por hacer.

P)¿en qué consiste exactamente tu trabajo con los ancianos?

*El trabajo de Enfermero básicamente lo hemos resumido en la primera pregunta. Al estar pendiente en todo momento al residente y prestarle todos aquellos cuidados necesarios para que estos puedan realizar todas las actividades básicas y que tengan satisfechas todas sus necesidades básicas.
Uno de nuestros lemas debe ser “Dar más vida a los años”.

P)¿Te es gratificante tu estancia dentro del Centro donde trabajas?

*Como en todos los trabajos hay momentos buenos y alguno un poco más complicado, pero en el momento que encuentras una sonrisa, una caricia, unas palabras cariñosas de cualquier residente o de un familiar, se olvida aquello que se complica y se le da mucho más valor a tu trabajo, en que en realidad has hecho has hecho para que este residente se encuentre mejor. En ese momento es cuando tu trabajo y estancia se ve gratificada.
Para terminar Andrés, gracias por esta entrevista, y valorar del mismo modo el trabajo de todos los demás trabajadores (mis compañeros) y del resto de los profesionales que formamos esta gran familia del Grupo “El Yate”

Las gracias he de dártelas a ti Paco, por la bondad y por esa amabilidad que has tenido con este abuelo Andrés al permitirle te haga estas preguntas como residente de este Centro de Mayores. Un abrazo muy profundo para ti y como no para tus colaboradores de ese maravilloso Grupo “El Yate”.

Escribe abuelonet.es

Meses de Angustia

Han pasado algunos meses que no he podido ponerme en  contacto con vosotros mis amigos de internautas,el motivo ha sido bastante desagradable, he estado enfermo de varias patologías dentro de ellas he sido operado del ojo derecho, el que ha sido imposible recuperarlo.
Para mi persona ha sido prejuicio bastante grande y doloroso supuesto que mis movimientos personales  han quedado dañados al perder uno de los ángulos  de la vista. Ahora me queda  la impaciencia de si  puedo   perder la vista del ojo izquierdo, motivado a  la grandísima  infección padecida.
Pido al de arriba, no me premie con estas enfermedades y que el tiempo que me quede vivir no sufra  como lo he hecho durante el periodo de la enfermedades y que pueda por medio de estas letras acercarme una vez más a vosotros para mucho tiempo.
Gracias por los apoyos recibidos de muchos amigos internautas.
Abuelonet.es

Mozos del Comedor de la Residencial “El Yate”

Hoy entro al  salón-comedor de esta Residencia de Personas Mayores “El Yate” de Córdoba, no para comer si no para contactar con los ya amigos Andrés y Diego, para que me hagan una valoración del trabajo que ambos realizan en este Centro del que sigo siendo residente.

Ambos me manifiestan que su trabajo es de mozo de comedor, es decir preparar las mesas  de los residentes para tenerlas pendientes de  servir a las horas previstas  bien desayunos, almuerzo o cenas

Mozos de Comedor Diego y Andrés en preparación del comedor

Me dicen estos arquitectos del salón-comedor que una vez que han repartido las comidas con algún que otro apoyo tienen que dedicarse a recoger  todos los cubiertos de las mesas y pasarlos por medio de un torno o montacargas a la cocina,  para que allí. por otras personas se proceda al limpiado y aseado para la siguiente comida. También se recogen los baberos que a cada persona se le entrega a la entrada al comedor con el  fin de que los abuelos no se manchen las ropas que llevan puestas.

Me hacen saber  que trabajan en turnos independientes  uno del otro, pero eso si, haciendo iguales menesteres del comedor como puede ser llevar los baberos a las lavadoras para que estén preparadas para la siguiente comida, así como la limpieza del salón-comedor y demás menesteres que requiere este lugar de encuentro

Pregunto por separados  a Diego y Andrés si le dan mucho trabajo los comensales cuando  le están poniendo las comidas, me dicen que es un trabajo que hay que llevar con mucho esmero, mucho mimo y con muchísima alegría, ya que cada persona o residente del Centro se comporta  a medida de las enfermedades que cada uno padece y por las  incapacidades que muchos de ellos poseen.

Preparación del  salón-comedor

Me manifiestan dichos operarios que haciendo una valoración global de sus trabajos:” independientemente de que es su profesión, sienten dentro de su cuerpo la necesidad de querer dar todo por esos abuelos que necesitan de  un acercamiento vivo y  de  un cariño lleno de amor y sobretodo darle muchísima alegría.

Diego y Andrés, me manifiestan  que siempre existe algún que otro  problema a la hora de retirarlos para ser acostados, todos quieren ser los primeros en ganar la carrera para llegar a los ascensores y para que desde este punto los cuidadores los lleven a los dormitorios para que descansen placidamente hasta el siguiente día, a veces se resuelve con agrado de unos y otros, pero en otras ocasiones hay que levantarle un poquito la voz para que todo llegue a la normalidad y a la paz duradera.

Escribe abuelo Andrés Téllez.

Volver a arriba